sábado, 21 de marzo de 2009

Caso Leonor Cipriano - Tribunal de Apelaciones mantiene al juez del caso Leonor Cipriano

.

Duarte Levy..

El abogado que dice ser vidente no va a estar presente en las próximas sesiones del juicio de los inspectores de la PJ.

Marcos Aragão Correia, abogado de Leonor Cipriano, confirmó esta tarde que el Tribunal de Apelaciones de Évora denegó la destitución del juez-presidente del juicio contra los inspectores de la Policía Judicial acusados de agresión.

Aragão Correia acusaba al juez Henrique Pavão de “parcialidad” en el proceso después de que este lo hubiese obligado a abandonar la sala del tribunal de Faro en el marco de su suspensión por el Colegio de Abogados. El abogado criticaba igualmente el hecho de que el juez hubiese recusado casi 40 requerimientos de su cliente, presentados fuera del plazo legal casi en su totalidad.

Según el abogado, la decisión del Tribunal se fundamentó “principalmente en la respuesta” del magistrado a la diligencia de impedir la “expulsión del abogado de la audiencia del 22 de enero”. El representante de Leonor Cipriano, condenada por la muerta de la niña desaparecida en septiembre de 2004, en el Algarve, dice también que Henrique Pavão consideró que el testimonio presentado en el incidente de dispensa entregado el 18 de febrero “apenas buscaba venganza”, una vez que había sido “condenado por él”, posición que, encrespó a Aragão Correia, “el juez de apelaciones aceptó sin reserva”, criticando el hecho de no haber sido tomado ningún testimonio.

“Continuaré representando a Leonor Cipriano, en este juicio, por escrito. Y compareceré, sin reservas en la audiencia final para las alegaciones finales”, afirmó a la agencia Lusa el abogado subrayando que, ante la decisión del Tribunal de Apelaciones de Évora, que no admite recurso, él no estará presente en las próximas sesiones del juicio de actuales y ex inspectores de la PJ, que se retoma el martes, en el Tribunal de Faro.

La demanda interpuesta por Leonor Cipriano contra actuales y ex agentes de la PJ –tres acusados por un delito de tortura, uno por no haber prestado auxilio y de omisión de denuncia y un quinto acusado de falsificación de documento público- comenzó a ser juzgado en septiembre de 2008 y ha sido escenario de innumerables “sorpresas” donde aún falta saber si el propio Colegio de Abogados puede continuar como asistente impidiendo así a su presidente ser oído como testigo en el caso de las fotos de la supuesta agresión.

La defensa de uno de los acusados en el juicio, dirigió al Tribunal de Apelaciones de Évora un recurso para revocar la decisión que permitió que el Colegio de Abogados se personase como asistente así como el despacho de denegación para que el presidente, Marinho Pinto, fuese interrogado en el ámbito del proceso dado el hecho de que tiene un profundo conocimiento de los hechos, “lo que se encuentra bien reflejado por el contenido de la noticia que publicó en el periódico Expresso, en febrero de 2005” y donde fueron publicadas las fotos cuya autenticidad aun no está demostrada en un momento en que el proceso se encontraba aun en secreto de sumario.

Después de la desaparición de Joana el 12 de septiembre de 2004, la madre, Leonor Cipriano, y el tío, João Cipriano, fueron acusado y condenados a 16 años de prisión cada uno por los delitos de homicidio cualificado y ocultación de cadáver.

Duarte Levy

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí