viernes, 27 de marzo de 2009

Caso Madeleine McCann - El Tribunal Supremo inglés liberó al portugués que estaba condenado a cadena perpetua

Duarte Levy

El emigrante portugués Amilton Nicolas Bento (Nico), condenado inicialmente a cadena perpetua por la muerte de su antigua novia polaca, Kamila Garstka, salió ayer en libertad después de que el Tribunal Supremo británico, en Londres, hubiese considerado como inválido el juicio inicial.

Nico Bento, como es conocido por sus amigos, había sido condenado a cadena perpetua en julio de 2007 basándose en el trabajo del mismo laboratorio utilizado en el caso Maddie y en las imágenes de vídeo de las cámaras de seguridad que mostraban a Kamila caminando sola hacia un lago de la ciudad de Bedford, a 90 kilómetros al de Londres, donde sería encontrado su cuerpo.

El portugués, de 29 años, siempre defendió su inocencia, pero un falso especialista americano, Casey Cottle, recomendado por el Forensic Science Service (FSS) afirmó en el juicio que en las imágenes de vídeo donde se veía a Kamila aparecía también una maleta que el emigrante encontró en su casa y que entregó a la policía.

El laboratorio ya había fallado en los análisis del caso Maddie

El error llevó al portugués a la prisión perpetua

El caso del emigrante portugués Amilton Nicolas Bento (Nico) no es único en Inglaterra, país donde el laboratorio central al que la policía recurre, el Forensic Science Service (FSS), además de los innumerables errores conocidos, está lejos de ser independiente como puede comprobarse por los resultados conocidos en el caso Maddie.




En ambos casos –Maddie y Nico- los resultados presentados en el tribunal o a la policía no fueron concluyentes, no permitiendo determinar lo que fuese. En el caso de Nico, la autopsia practicada al cadáver de Kamila no permitió a los investigadores afirmar la causa real de la muerte, limitándose apenas a concluir la inexistencia de ningún signo de violencia.

En el caso Maddie, las cosas fueron distintas. Sobrepasando todos los plazos normales para realizar los análisis de ADN –tal como confirmó a 24horas una responsable de un laboratorio totalmente independiente de las autoridades portuguesas o británicas- el FSS elaboró un primer informe que acabaría por no ser entregado nunca a la Policía Judiciaria y donde, entre otros factores, el número de alelos era más que suficiente para indicar que la niña podría haber sufrido un accidente o una agresión. Los resultados, comunicados a las autoridades de forma no oficial, acabarían por ser desmentidos por otro informe –este entregado a la PJ- donde el presunto “mejor laboratorio de Europa” daba por no concluyentes todos los resultados.

Aun queda por aclarar los resultados no concluyentes y los métodos utilizados que no siempre corresponden a los resultados enviados a nuestro país.

En el caso del emigrante portugués, condenado en base a las declaraciones de un falso perito americano presentado por el FSS, los supuestos especialistas pasaron, según el informe, más de 80 horas perfeccionando y analizando las tonalidades del color de la chaqueta de la víctima en las imágenes de vídeo para concluir que una decoloración de la imagen podría ser el asa de la maleta que el portugués encontró en casa. Una reconstrucción efectuada en el mismo lugar en diciembre de 2008, con ayuda, esta vez, de un laboratorio independiente y sin ninguna manipulación de las imágenes, acabaría por poner en causa el trabajo de las autoridades inglesas, que habrían gastado cerca de 300.000 euros en la investigación, gran parte de esa cantidad utilizada para pagar los peritajes realizados a las imágenes de vídeo. (Imagen de vídeo que condenó a "Nico")

Parece mentira pero es verdad

Detenido por la policía inglesa y acusado de una agresión cometida a más de 300 Km de su casa, Raymond Easton acabaría por recibir una indemnización después de que un tribunal comprobase el tremendo error cometido por el FSS en los análisis de las muestras recogidas en el lugar del crimen.

Enfermo de Parkinson, Easton era incapaz de andar, de lavarse o de vestirse sin ayuda de la familia, lo que impidió que la policía lo detuviera basándose en los resultados de los análisis de ADN que lo apuntaban “sin ninguna duda” como el autor de la agresión cometida en un apartamento.

El FSS comparó el resultado de sus análisis con la base de datos que el laboratorio asegura gestionar, donde Easton estaba fichado en el marco de un caso de violencia doméstica y aseguró haber resuelto el caso ya que, de acuerdo con su informe, la probabilidad de error en los análisis era de 1 entre 37 millones.

A pesar de que se encontraba en casa en el momento en que ocurrió la agresión, muy disminuido por su dolencia y acompañado por su hija, Easton permaneció en prisión hasta presentarse ante el tribunal donde, gracias a un segundo análisis solicitado por su abogado, el FSS admitió el error de los análisis de ADN.

Duarte Levy

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí