lunes, 25 de mayo de 2009

Las cartas enviadas desde la cárcel del pedófilo sospechoso en el caso Madeleine, Raymond Hewlett, que culpaban a sus jóvenes víctimas de los ataques

Daily Mail

By Vanessa Allen

Según revelan sus cartas enviadas desde la cárcel el pedófilo convicto Raymond Hewlett culpó a sus jóvenes víctimas de su enfermiza historia de ataques sexuales

En una serie de notas autocompasivas enviadas desde su celda en la cárcel, el pedófilo en serie escribió que una de sus víctimas tenía “el control completo de la situación” y que él “simplemente siguió adelante”.

Lloriqueó: “La gente intenta hacerme parecer una especie de monstruo... Tengo tanto amor para dar, pero cada vez que lo doy algo parece ir mal”.

Las cartas a su familia no muestra ninguna señal de remordimiento y Hewlett, ahora de 64 años, intentó desesperadamente convencer a su hija Gina de que él era inocente de sus crímenes.

No demuestran ninguna comprensión de la abominable naturaleza de sus ofensas, así como ninguna traza de compasión hacia sus jóvenes víctimas –características que producirán escalofríos a Kate y Gerry McCann ya que sus detectives esperan para hablar con Hewlett sobre la desaparición de su hija Madeleine.

En una carta, escrita después de que fuese acusado del secuestro y abuso de una niña de 14 años, dijo: “Todos el mundo la describe como una niña inteligente... tenía un control completo de la situación, yo solo seguí adelante / me dejé llevar.”

Su hijo Wayne, uno de los cuatro hijos del primer matrimonio de Hewlett con Susan Ginley, dijo: “Siempre estaba negando lo que había hecho, como si fuese culpa de otro”.

Hewlett fue encarcelado por primera vez a 18 meses en 1972, después de abusar sexualmente la hija de su vecina de 12 años.

Seis años después en 1978 fue encarcelado nuevamente durante 4 años por intentar violar a una niña de 14 años después de ponerle una pistola en la cabeza.

Fue encerrado otra vez durante seis años en 1988 después de secuestrar y abusar de otra niña de 14 años.

En marzo de 1988, mientras estaba retenido Risley, a espera de juicio por un tercer abuso, Hewlett escribió a su hija Gina de 20 años, “Querida Hija” Gina.

Con garabatos plagados de errores gramaticales, Hewlett escribió: “Creo que existe un Dios, tiene que haber algo más que este perverso mundo demoníaco, lo que me parece difícil de entender es ¿por qué yo?

“¿Por qué cuando tengo todo lo que quiero, por qué cuando me comporto como cualquier otra persona normal tengo que ser destruido?

“¿Qué he hecho que me obliga a pagar una y otra vez, todavía me siento como si hubiese sido elegido para ser perseguido y señalado como un puto insecto, dime ¿soy un ser humano o no?

“Buena mi Querida Hija solo deseo que puede recibir una visita solo tuya o tuya de tu Madre”.

En una segunda carta, Hewlett culpa a su última víctima de 14 años de sus crímenes y la acusa de mentir sobre su secuestro y el calvario de su abuso.

“No describe el interior del coche correctamente, sino que dice que los asientos eran de plástico negro cuando son de tela marrón,” se quejaba.

“dijo que el coche era más pequeño que un Marina con un frontal como un Chevette, dijo muchas cosas mal o bien a propósito o simplemente se olvidó de mencionarlos, pero sin embargo todo el mundo la describe como una niña inteligente, ella... continúa diciendo cuan calmada estaba porque nunca entró en páinico, yo sé que dice que estaba más tranquila que yo, eso es porque ella tenía el completo control de la situación, yo solo me dejé llevar.

“Parece que estoy otra vez en la misma situación, levantando las manos y rindiéndome, pero lo que es nuevo, es que siempre soy vendido por el camino.

“Solo desearía saber lo que va a pasar aunque creo que ya lo sé, más cárcel quizás durante mucho tiempo, he perdido toda esperanza, la verdad no parece ser importante pero eso no es algo nuevo. Tu Querido Padre xxx”

En una tercera carta, Hewlett acusaba a la policía de reírse de él cuando hizo su declaración, añadiendo: “Yo no lo encontré divertido en absoluto”.

Y en una cuarta se quejaba: “Aparte de mi familia no tengo un amigo en el mundo, incluso mi propio hermano y hermana me han dado la espalda... es bueno tener a alguien como tú, recuerda que siempre has sido mi niña favorita, el único problema es que creciste pero por lo menos aun estás ahí, la gente está intentando convertirme en una especie de monstruo pero Gina tú sabes que no es así.

“Tengo tanto amor para entregar pero cada vez que lo entrego algo parece salir mal.”

En una carta desde Gartree Prision en Market Harbouroug, Leics, en septiembre de 1989, Hewlett incluso se quejó a Gina, ahora de 41 años, sobre el hecho de que los trabajadores sociales estaban interfiriendo con su familia.

Escribió: “Daría cualquier cosa para que pudieras abrazarme... y decir papá te quiero... Los niños no importan en este asqueroso mundo, cuando quieres a tus hijos y los tratas bien te llegan esos Servicios Sociales Bas****** respirándote en el cogote. ¿Por qué no eligen familias que sí maltratan a sus hijos?”

Traducción de Mercedes

Comentario de Mercedes: La línea de este artículo es deleznable. Citar los nombres de sus hijos, de su familia, sin mediar ni una sola acusación por parte de la policía de nada que no sea una entrevista para charlar de un caso del año “75”.

Si ha cometido delitos, parece que ha cumplido su deuda con la sociedad. ¿Hay vuelto a delinquir? Si es así quien debe hablar es la policía, quien debe solicitar muestras de ADN es la policía, no detectives jubilados. Yo aun estoy intentando saber el motivo de que unos detectives se presenten ante las autoridades de un país para pedir permiso para hablar con un ciudadano de a pie. ¿Estamos hablando en serio?

Si unos detectives privados quieren una muestra de ADN que hablen con su mujer, por qué habría de realizar la policía alemana una diligencia solicitada por los McCann, no por la policía de Leicestershire, por los McCann. ¿También tienen facultad para hacer esto?

También resulta cuanto menos “increíble” que la policía alemana esté investigando un accidente ocurrido en España, cuya instrucción fue/está siendo llevada a cabo en el Juzgado nº 2 de Zafra, y según la prensa británica están barajando la posibilidad de recogerle a Hewlett una muestra de ADN en relación a este accidente. ¿Esta diligencia ha sido solicitada por la policía española? ¿Tiene jurisdicción la policía alemana sobre un accidente ocurrido en España?

Aconsejaría a los periodistas que perdieran menos tiempo buscando en el diccionario de sinónimos, se hicieran algunas preguntas serias y coherentes y dejaran de tratarnos como a tontos de baba. Solo demuestran no tener escrúpulos, ni pudor en quedar como imbéciles con un lápiz en la mano.

Para hacer comentarios: Aquí