miércoles, 29 de julio de 2009

¡Algunos consejos en varios temas que afectan (desgraciadamente) a nuestros hijos! - II

Enfants Kidnappés

ABUSO SEXUAL EN LOS NIÑOS

-------------------------------------------------------------------------------------------------

El comportamiento de los niños víctimas de abusos sexuales puede ser:

- Un interés inusual o una rehuida de todo lo que tenga una naturaleza sexual

- Problemas de sueño, pesadillas

- Depresión o aislamiento social y familiar

- Carácter seductor

- La creencia de que su cuerpo está sucio o dañado, o el temor de que hay algo que no funciona bien en su zona genital

- La negativa a asistir a la escuela, un problema de delincuencia

- Un carácter secreto

- La existencia de temas de agresión sexual en sus dibujos, sus juegos, sus fantasías

- Una agresividad inusual

- Un comportamiento suicida, otros cambios importantes en su comportamiento

Los que abusan sexualmente de los niños pueden hacer que el niño tenga mucho miedo de decirlo y únicamente cuando se realiza un esfuerzo especial para garantizar que el niño se sienta seguro, este hablara libremente.

Si un niño dice que él o ella ha sido agredido (a), los padres deben insistir en que lo sucedido no es culpa del niño. Los padres deben obtener un examen médico y una consulta psiquiátrica.



Hay algunas medidas preventivas que los padres pueden utilizar:

- Decir al niño que "si alguien trata de tocar su cuerpo o le hace cosas que le hacen sentir extraño, hay que decir NO a esa persona."

- Enseñar al niño que el respeto debido a los adultos y el respeto a la autoridad no significa obediencia ciega

- Por ejemplo, no decirle que obedezca "a todo lo que su maestro o los que lo guardan le dicen que haga”

- Fomentar programas de prevención en el sistema escolar local.

CÓMO RESPONDER AL ABUSO SEXUAL DE UN NIÑO

Cuando un niño le dice a un adulto que fue abusado (a) sexualmente, el adulto puede sentirse mal y no saber qué decir o qué hacer. Este conjunto de "medidas a tomar" ha sido creado con el fin de aportar una respuesta a los niños que han sido objeto de abusos sexuales.

¿Qué decir a los niños?

- Si un niño expresa incluso de una manera vaga que ha tenido lugar un abuso sexual hay que animarlo a hablar libremente. Evite los comentarios que contengan un juicio de valor.

- Demuestre que usted comprende y se toma en serio lo que el niño está diciendo. De hecho, los psiquiatras de niños y adolescentes han constatado que los niños que han sido escuchados lo consiguen mejor que los otros. La respuesta que es dada durante la revelación del abuso sexual desempeña un papel clave en la capacidad que tendrá el niño en calmar el trauma del abuso sexual.

- Tranquilizar al niño repitiendo que hablando, él o ella han "hecho lo que había que hacer".

Porque si el abusador es un familiar, el niño puede sentirse culpable por revelar este secreto. Puede tener miedo a las represalias, si el agresor lo ha amenazado con hacerle daño o hacer daño a otro miembro de su familia, si revela este secreto.

- Diga al niño que él o ella no son tenidos por responsables del abuso sexual.

La mayoría de los niños, en su intento por dar un sentido al abuso, van a creer que, de una manera u otra, ha sucedido por su culpa o bien que es una forma de castigo por faltas reales o imaginarias.

Por último, ofrezca al niño protección y la promesa de que rápidamente va a poner en marcha medidas con el fin de saber a ciencia cierta que el abuso ha cesado.

Qué hacer

Señale cualquier sospecha de abuso sexual

Si el abuso ocurre en la familia, informe a las agencias locales de la protección de la infancia (o a las autoridades locales de la protección de la infancia).

Si el abuso ocurre fuera del círculo familiar, informe a la policía. Las personas que declaran de buena fe, tienen garantizada la ausencia de un procedimiento judicial contra ellos. La agencia que recibe el informe, establecerá una evaluación y tomara las medidas apropiadas para proteger al niño.

Los padres deben consultar a su pediatra o al médico de cabecera quien les dirigirá, si es necesario, a un médico con el fin de examinar al niño, tratar los eventuales problemas físicos debidos al abuso, poner de relieve las pruebas que ayuden a proteger al niño y tranquilizar al niño sobre el hecho de que él o ella están sanos "en esa zona".

Por lo general, el niño también debe tener una evaluación psiquiátrica para averiguar cómo le ha afectado el abuso sexual y para determinar si hay que comenzar una ayuda profesional para que el niño pueda calmar el trauma del abuso. El psiquiatra de niños y adolescentes puede también ayudar a los otros miembros de la familia que se hayan visto afectados por el abuso.

Aunque la mayoría de las denuncias de abuso sexual que provienen de los niños son verdaderas, pueden existir falsas acusaciones, especialmente en los conflictos por la custodia de los niños.

En ocasiones, el Tribunal de Justicia pedirá a un psiquiatra de niños y adolescentes que le ayude a determinar si el niño está diciendo la verdad o si hablar de los abusos ante el Tribunal podría hacerle daño.

Cuando un niño es llamado a declarar, pueden ser tomadas ciertas disposiciones para hacer este acto mucho menos estresante: la utilización de cintas de vídeo, pausas frecuentes, la exclusión de los espectadores o la opción de no mirar al acusado.

Debido a su madurez y a sus conocimientos, son los adultos quienes deben ser tenidos como responsables cuando abusan de un niño. El niño abusado, nunca debe ser considerado responsable. Cuando un niño habla con alguien de un abuso sexual, será respondiéndole, ofreciéndole atención y apoyo, durante esta primera etapa de la obtención de ayuda, que ese niño comenzará a recuperar su capacidad de confianza en los adultos.

Traducción de Mila