sábado, 28 de mayo de 2011

Caso Madeleine McCann – Policía judiciaria furiosa con el gobierno británico

O Diabo - Edición impresa

La decisión inglesa de reabrir el caso Maddie está generando controversia y malestar en el seno de la Policía Judiciaria portuguesa (PJ), incluso con agentes que recuerdan que “los ingleses no son mejores que los portugueses”.

El Primer Ministro inglés, David Cameron, decidió reabrir la investigación del caso Maddie, pero los agentes de la PJ destacan que “los ingleses necesitan autorización de las autoridades portuguesas para investigar en nuestro país, ya que ellos no tienen competencia para actuar en Portugal”.

Algunos oficiales de alto rango de la policía británica también han criticado esta decisión, argumentando que el dinero que se va a gastar es más necesario para otros casos. Esta situación ha sido criticada incluso por Lord Harris, miembro de la Policía Metropolitana, que afirma tajantemente: “Nuevamente implica a sus agentes en una investigación de alto perfil, donde las posibilidades de éxito no están claras y desviará los limitados recursos de otros asuntos.”



De hecho, se emplearán unos 30 detectives británicos y muchos millones de libras en la reapertura de la investigación del caso de la desaparición de Madeleine McCann, en 2007, en Praia da Luz, el Algarve. La decisión inglesa fue tomada después de que los padres de la niña, Kate y Gerry McCann, enviaran una carta al Primer Ministro británico, David Cameron, en la que le pedían una revisión del caso.

Según miembros de la PJ que fueron contactados por O Diabo, la reapertura de este caso cuestiona “la profesionalidad de nuestros agentes, que hicieron todo lo posible para resolver la desaparición de la niña”, recordando que los policías británicos no son mejores que los nuestros.

Nuestras fuentes recuerdan que, a pesar “de que nosotros tenemos buenos laboratorios de investigación criminal”, se tomó la decisión política de llevar a cabo las analíticas en un laboratorio inglés, creando dudas de si fueron manipuladas o no. “Dejamos que los británicos hicieran todo lo que quisieron”, dicen, recordando que este caso “sufrió varias influencias políticas, con motivo de la posición social y política de los padres de la niña desaparecida.

Los agentes que fueron contactados por O Diabo reconocen que “se cometieron algunos errores en la investigación, concretamente en el interior del apartamento, pero recuerdan, en defensa de su honor, que hay muchos casos iguales en Inglaterra que siguen sin resolver.

La Policía Judiciaria –revela- ya había sido avisada que Scotland Yard tenía intención de analizar nuevamente el caso. Sin embargo, esto no significa que el proceso penal, que está bajo tutela del Ministerio Público, sea reabierto. Este proceso puede ser retomado si aparecen nuevos hechos que contribuyan al desarrollo de la investigación.

PJ Disponible

Contrariamente al sentir generalizado de la PJ, Pedro do Carmo, director adjunto de la Policía Judiciaria, citado por el periódico “I”, afirma que la PJ está disponible para cooperar en este caso, y comprometida a encontrar los “factores creíbles y consistentes que puedan contribuir a clarificar lo que le ocurrió a Madeleine McCann.

Entre tanto, el periódico británico “The Telegraph” informa que algunos agentes que están implicados en la investigación de la desaparición de Maddie McCann, hace cuatro años en Praia da Luz, están cerca de la jubilación o a punto de presentar su renuncia voluntaria, haciendo hincapié que los investigadores se enfrentarán a grandes dificultades ya que casi todos los documentos están en Portugal.

Cuando desapareció la niña, el 3 de mayo de 2007, la policía de Leicestershire ayudó a la policía portuguesa en la investigación, pero en julio de 2008, el caso fue archivado. Hasta la semana pasada, precisamente cuando la madre de Maddie, Kate McCann, publicó un libro, Scotland Yard decidió reiniciar la investigación, después de que el Primer Ministro británico, David Cameron, interviniera.

En su recién publicado libro, Kate McCann, con el propósito de recaudar dinero para el fondo “Find Madeleine”, critica duramente el sistema policial portugués. Kate menciona la lentitud que siguió las primeras horas de la desaparición de Maddie, y la propuesta que hizo la PJ, para que la madre de la niña confesara haber ocultado el cuerpo de su hija, después de su muerte, causada con motivo de un accidente en el apartamento de Praia da Luz. Dice que esta oferta fue un intento de la Policía Judiciaria de ofrecer una sentencia más benevolente.

En su libro, Kate también habla sobre su sufrimiento y la depresión tras la desaparición de su hija, sobre sus tendencias suicidas y los problemas por los que atravesó su matrimonio con Gerry.

El libro fue lanzado ayer (23 de mayo) en Lisboa, editado en Portugal por Ediçoes Asa, del grupo Leya, y por Transworld Publishers en Reino Unido.

© Traducción de Mercedes

Con  nuestro agradecimiento al Blog de Joana Morais