martes, 15 de septiembre de 2009

Caso Marina - Las áreas oscuras del caso Marina

France-Soir

Por Nathalie Mazier,

14 de septiembre de 2009

Joëlle Rieutort, fiscal de la República de Le Mans y el coronel Pascal Julien, muestran la foto de la pequeña Marina, 10 de septiembre de 2009. / J.F Monier

Tres días después del descubrimiento del cuerpo de la pequeña y de la confesión de sus padres, que han reconocido violencias en su contra, las circunstancias de la muerte de la niña así como su vida cotidiana todavía no están claras.

Los padres de Marina Sabatier han mentido. Primero, a sus otros cuatro hijos, de 1, 5, 6 y 10 años. Eric Sabatier y Virginie Darras les hicieron creer que su hermana se había marchado "al mar". Después a los gendarmes. Organizaron la desaparición de Marina, la noche del miércoles, antes de dar a los investigadores una versión macabra, los dos días siguientes. Durante su detención, el padre de la niña le dijo a la policía que Marina había muerto "naturalmente" a principios de agosto. Pero, una vez más, esto no casaba. Eric Sabatier reconoció finalmente que la niña había sido golpeada antes de ser dejada en el sótano de la casa familiar en Ecommoy (Sarthe). A la mañana siguiente, cuando la pareja bajó al sótano, Marina estaba "inanimada", afirmó. Fue entonces cuando los padres encerraron su cuerpo en el congelador del sótano antes de hacerla desaparecer bajo kilos de hormigón en un almacén de Le Mans.

Foto tomada el 11 de septiembre en Ecommoy, del antiguo domicilio de los padres de Marina, 8 años, en donde habrían guardado su cuerpo antes de ser descubierto en un almacén en las afueras de Le Mans (AFP)

Eric Sabatier, de 37 años, y Virginia Darras, de 31 años, su pareja desde hace 9, fueron acusados el sábado de "homicidio voluntario contra un menor de 15 años, secuestro, violencias habituales, y denuncia de hechos imaginarios" y después encarcelados en la noche del sábado al domingo. La madre, en la prisión de mujeres de Rennes. Su marido, en la cárcel de Angers. El caso se encuentra a partir de ahora en manos de un juez de Instrucción que tendrá que aclarar las numerosas zonas oscuras de este espinoso caso.

Las causas de la muerte

Tres días después del descubrimiento del cuerpo de Marina, la justicia tiene una certeza: Marina era víctima de violencias desde hacia "muchos meses". El día de la tragedia, habría padecido "actos especialmente brutales" por parte de su padre y de su madre, y recibió golpes con la "mano", dijo el sábado, Chantal Bernard Moulin, la Fiscal Adjunta de la República de Le Mans. Pero si la violencia queda demostrada, la autopsia realizada el viernes en el cuerpo de la niña todavía no ha permitido definir con exactitud las causas de la muerte. Otras pruebas periciales están en curso.

Local donde fue encontrada Marina.

¿Marina, una niña mártir?

Los padres han reconocido los maltratos recurrentes sobre su hija porque ella "tenía a menudo hambre", explico la fiscalía. ¿Existen otras razones? ¿Marina era la mártir entre los hijos? Investigaciones sobre el entorno familiar y los perfiles psicológicos de los padres deben ser llevados a cabo para comprenderlo. En cualquier caso eso es lo que sugieren los primeros elementos del caso. "Hasta ahora, la investigación no tiene informaciones acerca de maltratos cometidos por la pareja contra los otros niños", declaraba el domingo a France-Soir, una fuente próxima al caso. Los niños han sido puestos en acogida.

¿Una niña discapacitada?

Según la fiscalía, Marina sufría una "discapacidad intelectual". Sus vecinos, a su vez describen a una niña que cojeaba un poco, pero no mencionan la discapacidad. Uno de los maestros de la niña también niega este hecho, y evoca el “retraso escolar” de una niña "encantadora". La fiscal no hizo ningún comentario sobre la salud mental de Marina y rechaza cualquier vínculo entre una posible discapacidad y el calvario que habría sufrido.

Una alerta, pero nada más

Por último, están la alerta y la "información preocupante", suscitadas por los directores del colegio, preocupados por las repetidas ausencias de la niña. Así como moretones y hematomas que vieron en su cara, brazos y piernas. Sus gestiones no dieron ningún resultado. El sábado, la fiscalía dijo que solo había sido informada de una " única alerta de maltrato" en junio de 2008. Resultó "negativa". Fue la directora de la escuela de Saint-Denis d’Orques (Sarthe), la que envió una nota al Ministerio Publico de la Republica. La investigación fue cerrada sin ninguna consecuencia cuatro meses después. Por segunda vez, en mayo de 2009, el director de la Escuela Primaria de Coulans-sur-Gée alerto a la célula provincial de recogida de informaciones preocupantes.

En ambos casos, la familia se mudo poco después haciendo así más complicado supervisar el caso. "Vamos a tener que remontar la vida de esta familia y su sorprendente movilidad ", subraya una fuente cercana a la investigación. Otro hecho inquietante: en abril de 2009, tras el aviso de un maestro, Marina fue hospitalizada durante casi un mes en el hospital de Le Mans. La justicia no fue alertada.

Traducción de Mila

.