martes, 10 de marzo de 2009

Caso Madeleine McCann - Los políticos quieren saber porqué las acciones judiciales contra los medios de comunicación no llegaron hasta el final

---

24 Horas

Página 7

Gerry explica la suerte

El padre de Madeleine McCann explicará hoy por la tarde en el Parlamento británico cómo consiguió por vía extra judicial 600 mil euros

Texto de Duarte Levy

Gerry McCann, el padre de Madeleine, la niña que desapareció en Praia da Luz en mayo de 2007, es uno de los testimonios que la comisión permanente del Parlamento británico para asuntos culturales, deportivos y comunicación social va a pedir esta tarde. La presencia forma parte de una investigación sobre las normas aplicadas al trabajo de la prensa y el respeto de la privacidad en los casos de difamación.

Además del padre de Maddie, la comisión de investigación va a interrogar al portavoz del matrimonio, Clarence Mitchell, y a Adam Tudor, abogado del despacho Carter-Ruck que representó a los McCann en los procesos por difamación promovidos por el matrimonio contra diversos medios de comunicación en Inglaterra.

En abril, Gerry y Kate McCann recibieron cerca de 600 mil euros del Grupo Express por la publicación de más de 100 artículos considerados por un jez del Tribunal Supremo británico, David Lady, como “extremadamente difamatorios”.

Los miembros de la comisión parlamentaria, en su mayoría del Partido Laborista, partido del Primer Ministro Gordon Brown, quieren saber porqué el sistema de auto regulación de la prensa no funcionó en el tratamiento dado al caso de la desaparición de Maddie y por qué motivo la comisión de control de los medios, Press Complaints Comisión (PCC), no investigó ella misma el comportamiento de los periodistas ingleses.

El “Daily Express”, el “Daily Star”, y sus respectivas ediciones dominicales publicaron diversos titulares, que los abogados del matrimonio McCann consideraron falsos, dado que sugerían que Kate y Gerry serían responsables de la muerte de Madeleine. El caso no llegó a ser juzgado en un tribunal y fue firmado un acuerdo entre ambas partes.

Entre los diversos asuntos que la comisión quiere ver explicados se encuentran las elevadas sumas pagados al matrimonio y a sus siete amigos, los llamados Tapas 7. La comisión considera extremadamente irregulares las cantidades pagadas por los distintos medios de comunicación sin que las acusaciones por difamación hubiesen siquiera llegado a las salas de los tribunales ya que todo fue resuelto en base a acuerdo extra judiciales.

Los miembros de la comisión quieren establecer además si, a la luz de las recientes decisiones judiciales y extra judiciales, el equilibrio entre la libertad de prensa y el derecho a la privacidad personal de los McCann fue respetado.

Otro proceso

Asesora millonaria

Justine McGuinness, antigua portavoz del matrimonio McCann, demanda al tabloide inglés “The People” por supuesta difamación acusando al periódico de haber afectado a su reputación con la publicación de un artículo, en octubre de 2007, sugiriendo que la relaciones públicas había “engañado” al fondo Madeleine McCann.

El artículo titulado “La mujer que costó 51.000 libras (54 mil euros) al fondo Maddie”, sugería que Justine había sido destituida de sus funciones debido a una excesiva petición de reembolso de sus gastos en el caso. El artículo sugería además que habría convencido a los McCann para que no revelaran la verdadera razón de su despido.

Justine, que acusa además al tabloide de haber calumniado su honestidad e integridad, confirmó haber escrito una carta solicitando una corrección del artículo y la publicación de una petición de disculpas, aunque el tabloide se negó.

Desde la desaparición de Madeleine en mayo de 2007, “The People” fue considerado siempre como uno de los periódicos más próximos al matrimonio publicando diversos artículos atacando la credibilidad de las autoridades portuguesas, apuntando sobre todo a la PJ y al ex coordinador de la investigación, Gonçalo Amaral, a quien llamó “predador” por haber publicado este un libro –“Maddie: La Verdad de la Mentira”- explicando lo que ocurrió durante la investigación.

Duarte Levy

Caja central: Laboratorio cuestionado

El Laboratorio Científico Forense (FSS), laboratorio inglés de Birmingham a quien las autoridades portuguesas confiaron los exámenes forenses en el caso Maddie, tiene un pasado lleno de errores. En uno de los casos más recientes, el asesinato de Damilola Taylor, una investigación encomendado por la policía británica a un segundo laboratorio acabaría por revelar vestigios de sangre de la víctima en los zapatos y una camiseta perteneciente a uno de los sospechosos. Una pista que el FSS no había detectado


Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí