lunes, 4 de mayo de 2009

Caso Madeleine McCann – Maddie, un “pacto” con dos años

Duarte Levy..

Pasados dos años desde la desaparición de Madeleine McCann, la niña inglesa que supuestamente habría sido raptada en Praia da Luz, la Policía Judiciaria sigue sin encontrar el final para una historia que continúa emocionando a dos países y donde los actores y las victimas son aun hoy confrontados con los hechos y las teorías del caso mediático de la historia de la justicia portuguesa.

No existen pruebas de que Maddie esté viva y todos los indicios conocidos o bajo secreto de sumario habrían venido a confirmar la muerte de la niña, aunque muchos siguen preguntándose sobre el papel desempeñado por cada uno de los actores en este caso.

Unidos en un verdadero “pacto de silencio” ante las autoridades portuguesas, como escribió Felicia Cabrita, los nueve ingleses del Tapas Bar –como se les conoce- ya no es hoy un grupo homogéneo y pocos son aquellos que se mantienen al lado de Kate y Gerry McCann.

David Payne

El médico de 43 años de edad y casado con Fiona es padre de dos niñas: Lily y Scarlet, ambas con edades entre los dos y los cinco años. Dos años más tarde, el matrimonio Payne se mantiene al lado de los padres de Maddie y como ellos afirman compartir la idea de un rapto.

De todo el grupo, David y Fiona son los fieles y, según una fuente próxima a ambos matrimonios, las recientes alegaciones de pedofília, avanzadas en Portugal, solo han fortalecido más la relación de amistad que existe desde los tiempos en que Fiona trabajaba con Kate.

El médico es además uno de los actores de mayor relevancia en el caso Maddie: fue David Payne quien organizó las vacaciones en el complejo de Mark Warner en Praia da Luz, a excepción de Kate y Gerry fue él la última persona en ver a Maddie.

David Payne, fue acusado por un matrimonio de médicos ingleses, miembros del mismo círculo de amigos, de haber tenido gestos de carácter pedófilo durante unas vacaciones en Mallorca, España.

Fiona Payne

Fue a través de Fiona que David conoció a Kate y Gerry. La anestesista, de 36 años de edad, trabajó con Kate McCann y es ella, de todo el grupo, quien mantiene un contacto más regular con la madre de Maddie.

Fiona acompañó a Kate durante la fertilización in vitro de la cual resultó Madeleine, y es también ella quien más acompañó a la madre de la niña durante los días que siguieron a la desaparición en Praia da Luz.

En sus declaraciones a la policía de Leicestershire, Fiona reconoce que no vio si su marido estaba, o no, en el campo de tenis entre las 18h00 y las 19h00. La respuesta a la pregunta planteada por la policía Fiona se reveló bastante nerviosa aunque firmó que su marido solo habría pasado por el apartamento de los McCann para ayudar a Kate con los niños.

El matrimonio Payne continúa viviendo en la región de Leicester, razón por la cual mantienen el mismo círculo de amigos que los padres de Maddie.

Jane Tanner

Jane Michelle Tanner, de 38 años, es el otro miembro del grupo del Tapas Bar con quien los McCann mantienen contacto regular. En 2007, la noche en que Maddie desapareció, Jane afirmó haber visto un hombre transportar una niña aunque su testimonio, modificado varias veces, solo arrojó más confusión en una investigación ya de por si afectada por las ingerencias de la diplomacia y de las autoridades inglesas. El testimonio de Jane, según la PJ, habría retrasado el desarrollo de la investigación y llevado a los inspectores a concentrarse en una pista “sin fin”.

La noche de la desaparición Jane no participó en las búsquedas y cerró la puerta de su apartamento aunque, la mañana siguiente, es ella quien contacta con un oficial de la GNR, Nelson da Costa, al que cuenta haber visto un “individuo” corriendo y transportando una “criatura” que “claramente” vestía un pijama. Incapaz de describir a aquel “individuo” porque estaba muy oscuro.

Jane no consigue justificar a la GNR cómo habría visto el pijama de la criatura a pesar de la oscuridad y al final sus declaraciones, ante la PJ y la policía británica, acabarían por ser cambiadas varias veces, coincidiendo “extrañamente” con el “horario” descrito más tarde por Kate y Gerry McCann.

Jane Tanner estuvo en Praia da Luz la primera semana de abril, donde llegó acompañada por Gerry McCann para participar en la grabación de un nuevo documental que Channel 4 va a emitir el 7 de mayo y en el cual ella vuelve a reforzar la teoría de un rapto.

Amigos cada vez más apartados

Todos los demás miembros del grupo que cenó con Kate y Gerry McCann la noche en que Madeleine desapareció (Dianne Webster, la madre de Fiona – Russell O’Brien, el compañero de Jane Tanner – Matthew Oldfield y Rachael Manpilly) se apartaron poco a poco del matrimonio.

Según una fuente próxima a los McCann, el alejamiento de los amigos se debe únicamente al hecho de que “todos tienen su vida que no siempre permite encuentros” lo que no es entre tanto confirmado por todos los ingleses. O propio Matthew Oldfield, a pesar de haber acompañado a Gerry y Jane a Portugal, se mantuvo siempre alejado de los periodistas y participó poco en la grabación.

“Ya han pasado dos años, estamos tristes por la desaparición de Madeleine pero en poco o nada podemos ayudar,” dijo a 24 horas uno de los ingleses subrayando querer mantenerse lejos de los periodistas y “seguir viviendo” a pesar de “esperar que la desaparición de la niña pueda ser elucidada lo más pronto posible.”

A pesar de la campaña llevada a cabo por el matrimonio McCann, cuyo punto álgido coincide con la fecha del aniversario de la desaparición de la niña, la unión de los nueve ingleses nunca ha sido constante y varias veces el propio Clarence Mitchell, portavoz del matrimonio, se ha visto obligado a intervenir para reunir al grupo y “armonizar” versiones.

En octubre de 2007, dos de los ingleses anunciaron, a través de un abogado, estar dispuestos a cambiar sus declaraciones a la PJ aunque la noticia es avanzada en el diario español El Mundo es el portavoz de Kate y Gerry McCann quien contacta inmediatamente con los miembros del grupo y organiza un encuentro en un hotel donde la fidelidad al “pacto de silencio” es una vez más garantizada y los dos testigos acaban por abandonar sus intenciones.
Recuerdos de una noche

El día tres de mayo de 2007, según Silvia Batista, los McCann y sus amigos estaban todos en el interior del apartamento 5A del Ocean Club y nadie del grupo estaba buscando a Maddie cuando llegó la GNR.

La directora de mantenimiento y servicios del complejo, hoy con 47 años, se acuerda que el padre de Maddie acompañó a dos militares de la GNR a quienes entregó “fotografías tipo postal” de la niña: “eran fotografías del tamaño de una postal, y todas parecían iguales.”

“Desde el primero momento tanto Gerry como los demos miembros del grupo insistían en afirmar que Madeleine había sido raptada utilizando todos la palabra “abducted” en vez de desaparecida, y todos mostraban mucho interés en que la prensa fuese informada de la situación”, dijo esa responsable a la PJ.

En la habitación donde Maddie supuestamente habría dormido Maddie aquella noche “las camas que utilizadas por los bebés estaban situadas en el centro de la habitación y estaban alineadas,” lo que Silvia cree “extraño” porque, dice, se “alguien se hubiese llevado a Madeleine de la cama donde estaría durmiendo hasta la venta, no había espacio para pasar.”

“Ninguno de los miembros del grupo, incluidos el padre y la madre de la niña, se ocupaba de buscarla”, recuerda Silvia explicando que Kate McCann se quedó sentada en la cama de la habitación del matrimonio, el padre se quedó con los militares de la GNR y los demás miembros del grupo entraban y salían y hablaban por teléfono “preocupados por informar a la prensa de lo sucedido”.
Duarte Levy

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí