martes, 23 de junio de 2009

El Acoso Moral

Acosadores


M.F. Hirigoyen:

"De lo que sí existen estudios es del perfil del acosador. Según la psicoanalista Marie France Hirigoyen, se trata de "perversos narcisistas, de un egocentrismo extremo que tienen una falta total de empatía con los demás y un gran deseo de poder". Hay también un segundo tipo de "psicoterrorista laboral", el individuo frágil, inseguro de su poder y competencias que se siente obligado a "dar el pego" aunque sea en detrimento de otro al que haya que romper. Ocurre, asimismo, que la perversidad proceda de la misma empresa o de sus métodos de dirección, que suele ser difícil de identificar"

El discurso paradójico

"El discurso paradójico es una forma perversa de comunicación. Los perversos narcisistas y otras categorías de personalidades lo utilizan ampliamente ¿Pero hasta qué punto las personas dadas por equilibradas lo utilizan al diario? Primer enfoque".

Una definición

¿Que es el discurso paradójico?

Extractos del primer libro de la Dra. Hirigoyen

"(...) se dice algo a nivel verbal y se expresa lo contrario a nivel no verbal. El discurso paradójico está formado por un mensaje explícito y por otro mensaje sobrentendido, sobre el cual el agresor niega la existencia".

"La paradoja viene generalmente del desfase entre las palabras que se dicen y el tono sobre el cual se pronuncian estas palabras"."Este desfase lleva a los testigos a confundirse completamente sobre el alcance del diálogo".

"Una forma de mensaje paradójico consiste en sembrar la duda sobre hechos más o menos anodinos de la vida cotidiana".

"La paradoja consiste también en hacer experimentar al otro la tensión y la hostilidad sin que nada esté expresado en su aspecto".
Los extractos anteriores llevan la marca del contexto del acoso moral, pero el principio del discurso paradójico se enuncia claramente: el discurso paradójico consiste en decir simultáneamente una cosa y su contrario. Ese es el mecanismo de base".

"El discurso o comportamiento paradójico cuenta tantas alternativas como canales de comunicación abiertos, verbales y no verbales. Los dos significados contradictorios pueden expresarse verbalmente, o uno por la palabra y otro por el gesto, la expresión de la cara y el cuerpo o un acto. Dos actos o actitudes contradictorias entran también en la categoría de los comportamientos paradójicos".

"No querría darte consejo...

Pero te lo voy a dar a pesar de todo, independientemente que eso a ti te agrade o no. ¿Quién no ha oído nunca esta clase de discurso dirigido hacia él? Se trata de una de las formas más simples de discurso paradójico. El interlocutor inicia anunciando lo contrario de lo que desarrolla a continuación. En el caso presente se añade la apropiación de la posición de superioridad vinculada al hecho de dar consejos a los otros".

"Si usted no está engañado y se lo hace saber (ejemplo: en resumen, ¿tu no das consejos mientras los das?) el interlocutor es a menudo sorprendido en vivo: la víctima no se deja manipular.

Crisis narcisista. La hostilidad, la reflexión que hiere, surgen, revelando la naturaleza verdadera de la actitud subyacente. Pero usted puede en adelante responder; "tú has tomado la iniciativa".

"Ah, si yo pudiera ayudarte...

... lo haría con mucho gusto ya que os amo sinceramente desde el fondo del corazón. No ha habido suerte, no hay oportunidad, y siempre hay una circunstancia fortuita que permite excluir o volver inútil todo planteamiento real del interlocutor a ayudarle. Usted está colocado en una situación de fracaso. A veces capta en el interlocutor una demanda consciente o no que le agradece que no se le tenga en cuenta por la ayuda que él no prestó".

"Las víctimas de acoso moral y de otras formas de agresión están sometidas a un abundante énfasis de este tipo, a veces coloreado de pesimismo (… Crea que si pudiera hacer aunque sea...)".

"El esquema de construcción del discurso se clarifica cuando se tiene en cuenta que oculta dos mensajes contradictorios:

1. No haré nada para ayudarles.

2. Estoy a su lado, le ofrezco mi amistad, os quiero y os adoro, etc".

Existe una variante de este discurso en el ámbito institucional: "Estoy sinceramente triste y desolada pero el artículo 22 de la circular de 16 de junio de 1954 hace que no podemos intervenir." "Si reaccionan, el interlocutor les considera de un aire picajoso y le ofrece una respuesta que es toda una lista o corolario del discurso paradójico. Actitud frecuente del personal administrativo".

La confusión

El discurso paradójico alarga la confusión al que recibe simultáneamente los mensajes contradictorios”:

“Un discurso paradójico deja al otro perplejo. No estando muy seguro de aquello que recibe, hay tendencia a caricaturizar la propia actitud o a justificarse”.

“Cualquier cosa que se diga es inmediatamente descalificada, pero el rastro queda, bajo la forma de duda: “¿Es que él ha querido decir esto, o bien soy yo quien que lo interpreto todo al revés?” Si la victima intenta nombrar sus dudas, ella corre el riesgo de mostrarse como paranoica que lo interpreta todo con doble intención”.

“A la víctima se la pone en una situación falsa y se asegura de poder darle la culpa. Ya lo hemos dicho, la finalidad de todo esto es controlar los sentimientos y los comportamientos del otro y hacerlo de tal manera que lo acabe aprobando y descalificándose él mismo, con el propósito de recuperar una posición dominante”.

“Poniendo al otro en falso, el perverso se lleva una victoria, le impone una derrota al otro. Le pone en una situación de fracaso. Pero el discurso paradójico, y generalmente otras técnicas perversas, no son el atributo exclusivo de los perversos auténticos. Lo que distingue a los perversos es que no conocen otra forma de comunicación”.

.