miércoles, 2 de diciembre de 2009

Caso Typhaine: Anne - Sophie Faucheur se desmorona y admite malos tratos a su hija.


2/12/09


En detención preventiva, Anne-Sophie Faucheur y su compañero Nicolas Willot han confesado. Typhaine murió el 10 de junio pasado y fue enterrada en algún lugar de Bélgica. (Fotografía AFP)

El caso de la desaparición de la pequeña Typhaine, de 5 años, que ha mantenido a la región de Sambre - Avesnois, e incluso más allá, en vilo durante 5 meses, ha encontrado su epílogo en la noche del lunes 30 de noviembre al martes 1 de diciembre en los locales de la DIPJ Lille. La niña no fue secuestrada el 18 de junio en Maubeuge, como lo pretendían Anne-Sophie Faucheur, 23 años, su madre, y Nicolás Willot, 24 años, su pareja. Typhaine habría muerto el 10 de junio en casa de la pareja en Aulnoye - Aymeries. Luego habría sido enterrada con prisas, a escondidas, en un bosque de Bélgica, cercano de la zona fronteriza.

El escenario increíble de la desaparición, inventado por Anne-Sophie Faucheur y su compañero, se derrumbó como un castillo de naipes bajo el peso de las contradicciones sacadas a la luz por la larga y minuciosa investigación de los hombres de la PJ de Lille. Anne-Sophie Faucheur fue arrestada el lunes en su casa de Aulnoye - Aymeries por segunda vez desde el 19 de junio pasado, al día siguiente de la supuesta desaparición.

"Una caída en la ducha"

Sus declaraciones tienden a afirmar que Typhaine murió el miércoles, 10 de junio por la noche de manera accidental, probablemente por una caída en el plato de ducha que habría seguido a una caída por las escaleras. La pequeña se habría encontrado en ese momento sola en la ducha ", dijo el martes 1 de diciembre, Vincent Lesclous, Fiscal de la Republica en Valenciennes, en una conferencia de prensa en el Palacio de Justicia. Declaraciones confirmadas más tarde por la interesada en el despacho del Juez de la Instrucción, donde Anne-Sophie Faucheur habría admitido malos tratos a la niña (leer también las explicaciones de su abogado, Sr Riglaire).

Nicolas Willot, puesto a su vez en detención preventiva en la noche del lunes al martes, también evocó los malos tratos a la niña por parte de su madre. Vicente Lesclous por lo tanto, pidió al juez que modificara las investigaciones seguidas hasta ese momento y calificadas como "secuestro de un menor de 15 años". A partir de ahora, la investigación estará seguido por tres enunciados: "violencias causantes de muerte sin intención de darla sobre un menor de quince años" (delito castigado con pena de prisión de 30 años), "violencias sobre un menor de quince años" (por eventuales violencias reiteradas), y “denuncia de crimen o delito imaginario (el secuestro). Por estos mismos motivos, Anne-Sophie Faucheur ha sido acusada y encarcelada ayer martes por la noche.

"Planto cara hasta el final"

"Anne-Sophie Faucheur se mantuvo firme y planto cara a los investigadores hasta el último momento, luego una vez admitidos los hechos, se encerró en el silencio, preciso el fiscal. Teniendo en cuenta el tiempo deducido de la primer arresto provisional en el pasado junio, los policías tuvieron que trabajar muy densamente en un tiempo muy reducido. "Es una personalidad atípica, con un carácter muy fuerte", añadió el comisario Montmartin. Se ha creado una coartada y se ha mantenido en ella con un aplomo increíble.

"Agotado”, todavía bajo arresto en los locales de la policía judicial, Nicolas Willot, 24 años, habría admitido haber enterrado a Typhaine en los días que siguieron a su muerte, en Bélgica, en un lugar que hasta ahora ha sido incapaz de indicar con precisión. "Parece haber reprimido las informaciones que se refieren a la inhumación y no es fácil para él volver a restituirlas", explica Vincent Lesclous. Este joven sería, en particular, incapaz de leer un mapa. Sin duda alguna, podría reconocer visualmente el lugar, pero un obstáculo jurídico ha impedido que los investigadores lo llevaran al lugar el martes. En efecto, es imposible para los policías franceses guardar arrestada a una persona en Bélgica... En cuanto este acusado y detenido, y que una comisión rogatoria internacional sea emitida, esta dificultad se levantara y el servicio de elite belga compuesto por policías y adiestradores caninos, en pie de guerra el martes por la mañana, finalmente podrá pasar a la acción.

Hacia un acto criminal

La autopsia del cuerpo de la niña permitirá conocer las causas reales de la muerte y orientar la investigación hacia el acto criminal, como teme el fiscal. "También se tratara de darle una sepultura digna", comentó Vicente Lesclous.

El Fiscal de Valenciennes había recibido media hora a François Taton, el padre de Typhaine y a la abuela paterna de la niña antes de dirigirse a los numerosos periodistas que acudieron al Palacio de Justicia de Valenciennes. "Ellos han demostrado una gran dignidad y no han usado palabras excesivas", confió Vincent Lesclous.

Peter Chemel


Cinco meses de investigación e incoherencias cargadas de sentido

Fue la ausencia de Typhaine en el bautismo de su hermanastra, Apolline, de 1 año, el sábado 13 de junio pasado, la que desde el principio, intrigo a los investigadores de la PJ de Lille. La madre de familia (que tiene una tercera hija de seis años) había justificado esta ausencia por el temor de que François Taton, el padre de Typhaine, con quien estaba se disputaba sobre la custodia, aprovechara esta oportunidad para recuperar a su hija. La pequeña Typhaine se supone que quedó sola en el domicilio de su madre en Aulnoye – Aymeries entre las 17h00 y la 1h00. Otro detalle perturbador: Anne-Sophie Faucheur siempre ha afirmado que su hija de 5 años caminaba unos 30 metros delante de ella por la Avda. de France en el centro de la ciudad de Maubeuge en plenas fiestas de las Folies, el día de su presunta desaparición. 30 metros... “no se deja una niña de esta edad caminar sola a tanta distancia en pleno centro de la ciudad”, estima el comisario Montmartin: “había muchas incoherencias, muchos blancos, que de tanto añadirse los unos a los otros han acabado por tener significado”. “Por blancos”, el director adjunto de la PJ hace referencia a la ausencia total de testimonios que acrediten la tesis del secuestro y, todavía más cargado de sentido, a la invisibilidad de la niña durante los días que precedieron su supuesto secuestro.

Se invirtieron grandes medios para resolver esta enigmática desaparición una semana después de la supuesta desaparición, el 26 de junio, unos 40 investigadores cuadricularon el centro de la ciudad de Maubeuge en busca de testimonios. Un grupo especial fue creado en el seno de la DIPJ de Lille. Este concentró sus esfuerzos en tres pistas. El secuestro, que condujo a los policías a llevar a cabo importantes verificaciones sobre testimonios, sobre delincuentes sexuales de la zona... La pista del accidente que fue el origen de las búsquedas en los bosques cercanos de Maubeuge, en las fábricas abandonadas, en el canal del Sambre, etc. Por fin: la pista familiar. Finalmente fue esta la privilegiada al hilo de las audiciones de los principales testigos y miembros de las familias concernidas. Una de ellas habría podido intentar esconder a la pequeña Typhaine a causa del conflicto que las oponía por su custodia. Pero es la hipótesis más temida por todos: la de un accidente doméstico o un homicidio maquillado con una desaparición la que, desgraciadamente, se ha revelado como la buena.

P.CH.

Recordatorio de los hechos

Typhaine - Imagen de archivo

Según Anne-Sophie Faucheur de 23 años, Typhaine, de 5 años, habría desaparecido súbitamente, la tarde del 18 de junio mientras la acompañaba al centro de Maubeuge. A pesar de las importantes investigaciones entre -150 personas fueron oídas, según Vicente Lesclous, Fiscal de la República de Valenciennes ningún testimonio apoyaba esta versión.

La pista familiar retuvo desde el principio la atención de los investigadores. Los padres de Typhaine, que no estaban casados, se separaron en diciembre de 2005, de forma no amistosa, repartiéndose la custodia de la niña y su hermana Caroline que es un año más mayor.

Anne-Sophie Faucheur obtuvo la custodia de Caroline y su ex compañero, François Taton, la de Typhaine.

Pero el 22 de enero de 2009 la madre recuperó a la niña a la salida del colegio –en Lille done reside el padre- engañando a las maestras.

Desde entonces, la madre vivía con sus dos hijas en Aulnoye – Aymeries a 15 kilómetros de Mouberge con su nuevo compañero al que encontró en el fast-food donde trabajaban los dos.

Un elemento sobre todo intrigó a los investigadores: el sábado 13 de junio, 5 días antes de la alerta de la desaparición, Anne-Sophie Faucheur y Nicolás Willot celebraban el bautismo de su tercera hija, Apolline, de 1 año fruto de su unión, con otros miembros de su familia. Pero nadie vio a Typhaine.

La Sra. Faucheur y su compañero fueron arrestados al día siguiente de la desaparición pero liberados una hora más tarde sin que presentara ningún cargo contra ellos. Su domicilio fue registrado en dos ocasiones.

Unos días después de la desaparición, la madre organizó una conferencia de prensa en Aulnoye – Aymeries. “Echamos de menos a Typhaine (...), tenemos el ánimo por el suelo” declaró, evocando un secuestro. “La van a encontrar”, había afirmado. Los dos distribuían en esos momentos carteles en Mouberge para encontrar a Typhaine.

Pierre Chemel

Traducción de Mila