martes, 1 de diciembre de 2009

La madre de Typhaine reconoce la muerte de su hija


01.12.2009  

La joven madre de 23 años ha reconocido que su hija había muerto.

Su compañero fue interpelado el martes por la mañana y puesto bajo custodia.

Detenida desde ayer por la mañana, la madre de la pequeña Typhaine, Anne-Sophie Faucheur, ha confesado en la noche del lunes al martes que su hija había muerto. "Más bien, seria la pista del homicidio en el marco familiar la que es privilegiada esta mañana", reveló el martes radio Europe 1, refiriéndose en particular a posibles maltratos. 

Su compañero fue detenido. La policía se encuentra actualmente a la búsqueda del cuerpo de la niña. La pequeña Typhaine había desaparecido el 18 de junio pasado en las calles de Maubeuge. 

Anne-Sophie Faucheur, de 23 años, fue puesta en detención preventiva por segunda vez el lunes hacia las 8 de la mañana, en relación con la investigación sobre la desaparición de la niña de 5 años, Typhaine. Esta detención en los locales de la policía judicial de Lille fue prolongada 24 horas la noche del lunes. "Realmente, no hay ningún elemento nuevo. Todas las incoherencias encontradas desde el inicio de la investigación deben ser profundizadas", explicó una fuente cercana al caso. Los investigadores querían verificar las incoherencias en las declaraciones de la madre, madre, por otra parte, de otras dos niñas. 

Según su madre, Typhaine desapareció de repente en la tarde del 18 de junio cuando la acompañaba en el centro de Maubeuge (Provincia de Nord). Anne-Sophie Faucheur alertó a la policía hacia las 16:30 afirmando que su hija estaba caminando 50 metros por delante de ella cuando "desapareció en el espacio de cinco segundos en un cruce". La pista del accidente definitivamente descartada después de intensas búsquedas terrestres y fluviales, los investigadores trabajaban en dos tesis: el secuestro por un desconocido y el conflicto familiar. Los padres de Typhaine separados desde el año 2005, se disputaban la custodia de la niña. 

El perturbado contesto familiar, las condiciones de la desaparición y la ausencia de testimonios susceptibles de acreditar la tesis del secuestro por una tercera persona, intrigaron de inmediato a los investigadores y alimentaron sus dudas sobre el entorno de la niña. Anne-Sophie Faucheur y su compañero habían sido puestos en detención desde la mañana siguiente de la desaparición de Typhaine. Fueron puestos en libertad unas horas más tarde sin que se formulara ningún cargo contra ellos. Su domicilio fue registrado en dos ocasiones. 

Traducción de Mila 

Para hacer comentarios: Aquí