sábado, 27 de junio de 2009

Caso Madeleine McCann - Exámenes forenses en la furgoneta del pervertido del caso Maddie

The Sun

By SIMON HUGHES
and ANTONELLA LAZZERI

Una furgoneta utilizada por Raymond Hewlett, sospechoso del caso Maddie McCann será “despiezada” en busca de pistas. (Inciso: Recuerdo a los lectores que el Sr. Hewlett NO es sospechoso del caso Maddie. Ya fue investigado y descartado tanto por la policía portuguesa como por la británica. Solo es “sospechoso” de Mortadelo y Filemón, contratados por la afligida pareja. Los mismos que dicen que no existe información sobre Hewlett en el sumario cuando, en realidad, hay más de 100 páginas de diligencias).

Los detectives privados creen que un examen forense podría proveer pruebas cruciales sobre la desaparición de la niña (Inciso: Aunque de momento, los “detectives” no han conseguido demostrar que el secuestro hubiese podido tener lugar tal y como lo cuentan los afligidos padres y sus más afligidos amigos, quienes se han negado a participar en la reconstrucción “oficial” de los hechos).

La destartalada Dodge azul ha sido confiscada por la policía en Alemania, donde el pedófilo Hewlett, 64, está siendo tratado de un cáncer. (Inciso: Algo que resulta bastante “sospechoso” ya que según el portavoz oficial del Ministerio Público alemán, la policía portuguesa y la británica, NO hay ninguna fuerza policial buscando “activamente” a Maddie, por lo que yo me preguntaría en base a qué “ha confiscado” la policía dicha furgoneta y por qué estaba en Alemania. Según el Juzgado nº 2 de Zafra, la autocaravana en la que Hewlett y su familia se desplazaba a Alemania fue confiscada en ESPAÑA tras el accidente en el que murió el hijo mayor de Hewlett. La familia continuó viaje en TREN. ¿Será que la policía ESPAÑOLA envió la furgoneta hasta Alemania después de “registrarla”? ¿Quién se hizo cargo de los gastos de reparación y traslado de la misma? ¿Qué juez emitió la orden de registro de esa furgoneta? ¿En base a qué investigación? ¿Quién solicitó esta orden de registro? Estas son las preguntas que deberían haberse hecho estos periodistas antes de publicar esta no-noticia).

Una fuente cercana a la investigación añadió: “Será despiezada para buscar algún rastro de Maddie.” (Inciso: Donde SÍ apareció un “rastro” de Maddie, fue en el vehículo alquilado por los afligidos padres 21 días después de la desaparición y así consta en el sumario. ¿No han visto esta información los “detectives privados”? ¿La han investigado?)

Clarence Mitchell, portavoz de los padres de Maddie, Gerry y Kate de 41 años, dijo: “Nuestros investigadores tenían conocimiento del vehículo desde hace algún tiempo.”

Un ex detective con más de 20 años de experiencia dijo: “Un solo pelo o una fibra de ropa podría ofrecer la clave que todo el mundo está tan desesperado por conseguir.” (Inciso: Repito, esas pruebas fueron encontradas en el vehículo de los afligidos padres)

Hewlett y la furgoneta eran una vista familiar cuando Maddie, entonces de tres años, fue secuestrada de su apartamento vacacional en Praia da Luz, Portugal, en mayo de 2007. Era el vehículo que conducía en aquel momento.

Hewlett ha sido encarcelado tres veces por ataques sexuales a adolescentes pero insiste: “Yo no maté a la niña McCann.” (Inciso: Fue encarcelado 3 veces hace más de 30 años. Desde entonces no se le conoce NINGÚN delito. De hecho, aun estamos esperando que la policía de West Yorkshire nos diga "el nombre" del caso por el que ellos están investigando actualmente a Hewlett, así como conocer la opinión de "la familia y la víctima" de "ese caso" sobre la actuación policial y si están contentos de que por fin, después de casi 30 años, hayan encontrado al posible culpable del "ataque sexual"... Si es que existe ese caso... Algo que yo dudo muy seriamente).

Afirma que se encontraba a 60 millas de distancia cuando Maddie desapareció. (Inciso: Coartada que ha sido confirmada por la policía en su día).

Traducción de Mercedes
Artículo distinguido con el "Premio urinālis



Texto enviado al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y Amnistía Internacional

Excmos. Srs.

Como continuación de los e-mails que les envié, sobre el caso del ciudadano británico Raymond Hewlett, quisiera llamar su atención sobre el contenido del artículo publicado hoy en el periódico británico “The Sun” (Adjunto enlace al mismo).

El citado artículo además de, potencialmente, constituir la prueba de un delito contra el buen nombre de un ciudadano (con una enfermedad en fase terminal), contra el cual se ha dicho en repetidas ocasiones no existe ningún proceso criminal o de otro tipo, constituye también la prueba de un abuso de poder y usurpación de funciones por parte de los dos detectives privados, mencionados en los mails anteriores (véase, a título de ejemplo, la fotografía expuesta en este periódico, que muestra al detective haciendo diligencias para las cuales no tiene ninguna orden, conocida, legalmente establecida y verificable, además de tratarse de un ciudadano cuya función como autoridad judicial ya caducó con motivo de su jubilación), constituye una afrenta, por las palabras del Sr. Clarence Mitchell, hacia una persona ya investigada, de forma legítima, en el caso. A este propósito, en momentos anteriores, cuando, en relación con el caso Maddie, se descubrieron, en otro vehículo, indicios del tipo de los que ahora el Sr. Mitchell quiere encontrar en el coche que pertenece al Sr. Raymond Hewlett, tales indicios fueron total y públicamente desvalorizados, sustentando, de forma indecorosa, argumentos críticos hacia la actuación de la Policía Judiciaria portuguesa.

Solicito, como ciudadano, a V. la mayor atención hacia los abusos incalificables que en nada dignifican a la Justicia Europea y, como consecuencia, produciendo por lo tanto consecuencias sobre las creencias de los Ciudadanos.

Con un cordial saludo.

Paulo Sargento - Psquiatra forense y Profesor Universitario

Traducción de Mercedes