miércoles, 25 de noviembre de 2009

Caso Madeleine McCann – “Timador” de Madeleine detenido


By TOM WELLS
Published: Today (25 November 2009)

“Detective” poco de fiar fugado acusado de estafar al fondo Madeleine McCann 300.000 libras fue detenido anoche – gracias a The Sun.

Kevin Halligen, 50, fue conducido desde su refugio esposado después de que nuestros investigadores pusieran bajo vigilancia el lujoso hotel Oxford, avisando después a la policía.

El fugitivo se quejó a la policía: “¿Cómo me habéis encontrado?"

El presunto estafador en serie Halligen, estaba a punto de levantar el vuelo cuando apareció la policía.

Los detectives le habían estado buscando durante meses.

Pero fue el periódico Nº 1 de Gran Bretaña quien finalmente lo encontra.

Nuestro equipo avisó a la policía que él su amante estaban a punto de huir después de que descubriéramos su madriguera.

Halligen, que se vende como un investigador privado, está acusado de crueldad por estafar 300.000 libras del fondo creado para encontrar a la desaparecida Maddie.

Anoche la policía que lo encontró a él y su novia con las maletas hechas le retenía por impago de la cuenta del lujoso hotel Old Bank en Oxford.

Se dice que ascendía a decenas de miles. Pero eso, y el dinero que está acusado (Inciso: ¿por quién?) de haber cogido del fondo Maddie, son la menor de sus preocupaciones.

Esposado... Kevin Halligen gracias a The Sun

Se enfrenta a ser extraditado a EE.UU por una presunta estafa aun MAYOR.

El dublinés es buscado por el FBI por un fraude de 1,2 millones de libras.

Halligen se implicó con los angustiados Kate y Gerry McCann un año después de la desaparición de su hija en 2007 – entonces de tres años – durante unas vacaciones familiares en Portugal.

Había creado su propia agencia de investigación Oakley International en Washington y afirmó haber trabajado para el MI5 y la CIA.

Principalmente se jactó de que sus “contactos” en la capital de EE.UU podían ofrecer imágenes de satélites de alta definición para ayudar en la búsqueda.

Ganó un contrato de 550.000 libras mientras los McCann, ambos médicos de 41 años de Rothley, Leics, rezaban por pistas.

Se dice que gran parte del dinero se ha ido en hoteles de lujo, limusinas con chófer y vuelos en clase preferente mientras él se daba la gran vida.

Anoche su factura del hotel de Oxford en el que se registró hace tres meses –bajo el alias de Richard Stratton- se dice que subía de 14.000 libras SOLO en bebidas.

Una fuente que estaba allí dijo: “En realidad Halligen había hecho las maletas y estaba realizando gestiones para marcharse en un taxi cuando finalmente apareció la policía.

“Su rostro se tornó blanco fantasmal – recibió el susto de su vida.”

Padres... atormentados Gerry y Kate

The Sun había visto solo unos minutos antes cómo él y su amante fumaban tranquilamente un cigarrillo en la terraza del hotel antes de su salida prevista.

Lo habíamos visto antes en el bar, donde pidió una copa de vino para un huésped de edad, ladrando: “Cárgalo a mi habitación – yo invito.”

Minutos después susurró a otro huesped: “Por supuesto, tengo que mantener un perfil bajo.

“Soy un ex miembro del servicio secreto por lo que no puede llamar la atención.” Los acreedores lo están persiguiendo por una deuda que según se dice supera los 3 millones de libras.

Se dice que Halligen incluso estafó a un ex director del SAS. El General John Holmes, un ex comandante del SAS que le presentó a unos contactos de negocios – se cree que ahora están pagando el precio.

Él afirmó: “”Todos fuimos engañados.”

Otra presunta víctima es Henri Exton – ex director nacional de operaciones encubiertas. Se cree que le debe 100.000 libras.

El lobista de Washington Andre Hollis afirma haber perdido 50.000 libras y se dice que le adeuda al gran abogado Mark Aspinall –junto con su empresa- 450.000 libras.

El personal del hotel de Oxford contó cómo a le encantaba a Halligen obsequiarles con charla “súper secreta” sobre el MI5, MI6 y la CIA.

La fuente dijo: “Simplemente pensábamos que era un poco excéntrico.”

Traducción de Mercedes

Nota: Menuda pandilla... y todo esto en nombre de Madeleine Beth McCann.