martes, 1 de diciembre de 2009

Caso Madeleine McCann – Matrimonio McCann en el juicio de Amaral


Padres de Madeleine deberán estar en Lisboa, el día 11, cuando se inicie el juicio de la demanda contra el ex coordinador de la PJ

ALEXANDRA SERÔDIO

El Tribunal Civil de Lisboa comienza a juzgar el próximo día 11 el procedimiento cautelar presentado por la familia McCann contra el ex coordinador de la PJ Gonçalo Amaral. El proceso implica además a una editorial, un canal de televisión y una empresa audiovisual.

Kate y Gerry McCann deberán comparecer el primer día del juicio, empeñados en que siguen buscando a su hija Madeleine, que desapareció el 3 de mayo de 2007, de la habitación donde dormía, en el Ocean Club, Praia da Luz (Lagos). Una presencia no confirmada por la abogada portuguesa, Isabel Duarte, aunque algunas fuentes ligadas al matrimonio la dan como cierta.

El juicio tiene como base el procedimiento cautelar, interpuesto en mayo por el matrimonio McCann y en nombre de sus tres hijos, Sean, Amelie y Madeleine, y que buscaba retirar del mercado el libro “La Verdad de la Mentira” y el documental basado en la misma obra. También buscaba detener la comercialización de los derechos de autor en el extranjero, a través de la editora Guerra y Paz, prohibiendo además al ahora jubilado de la Policía Judiciaria seguir hablando públicamente sobre su tesis del caso.

Justificando el procedimiento cautelar con el hecho de pretender “evitar futuras lesiones de sus derechos o empeoramiento de las ya constatadas”, los McCann sostienen que la difusión del libro y DVD “agrava (su) sufrimiento” y “dificulta la búsqueda de Madeleine”.

Las alegaciones realizadas llevaron a la jueza de la Sección 13ª de lo Civil, el pasado mes de septiembre a decretar la prohibición de la venta del libro y DVD y prohibir a Gonçalo Amaral realizar cualquier tipo de comentario, escrito o de palabra, que defienda la tesis de la muerte de Madeleine o la ocultación de su cuerpo por los padres.

En oposición a este procedimiento cautelar, el abogado de Gonçalo Amaral pide su revocación alegando que la prohibición “se basa en hecho que no han probado como ciertos”, y que “fueron deliberadamente falseados a fin de obtener el resultado cautelar deseado”.

Según António Cabrita, el ex investigador “no defiende la tesis” de la muerte de Maddie ni la ocultación del cadáver por parte de sus padres. “En ningún pasaje del libro, Gonçalo Amaral imputa a Kate y Gerry o a quien quiera que sea el homicidio y ocultación del cadáver de su hija Madeleine”, ni “en ninguna de las entrevistas concedidas resaltó a los padres de Maddie como autores de matar y esconder su cuerpo”. El abogado dice que la tesis vertida en el libro “no atenta contra la imagen, buen nombre y mucho menos los trata (a los McCann) de forma que pueda ser entendida como degradante, cruel y deshumana”. Dice que Amaral apenas comenta los resultados de la investigación divulgados a través del CD entregado por el Ministerio Público de Portimão.



Amaral pide apoyo a la Seguridad Social y dice que no tiene bienes

A.S.

Gonçalo Amaral pidió ayuda al Estado para poder defenderse en el proceso interpuesto por los McCann.

Alegando insuficiencia económica para no pagar las costas del tribunal, el ex coordinador de la PJ vio al Tribunal Civil de Lisboa embargarle cautelarmente los beneficios de la venta del libro y documental, a través de una empresa unipersonal a su nombre, como forma de garantizar que tendría dinero para pagar una indemnización, cuya pertinencia solo será investigada en la acción principal.

En el documento de petición de ayuda, fechado el 24 de septiembre pasado, Amaral declaró unos ingresos anuales líquidos de 39 mil euros, presentando una unidad familiar de cuatro personas: el mismo, su mujer y dos niñas, de 11 y cinco años. Dice además no ser propietario de bienes inmobiliarios.

De acuerdo con un documento del Registro de Olhão, fechado a 21 de septiembre pasado, al que JN ha tenido acceso, Amaral es propietario de una casa unifamiliar, compuesta por dos pisos, dos terrazas y piscina y que está valorada en más de 200 mil euros.

La empresa unipersonal a nombre de Amaral, creada para la comercialización del libro, tiene registrada un coche, de la marca Jaguar. El registro de propiedad fue realizado en mayo de este año.

Traducción de Mercedes