viernes, 17 de abril de 2009

Caso Madeleine McCann - Bajo sospecha

O Crime – Edición impresa

16-4-09

Una médica inglesa levantó dudas con respecto a David Payne, describiendo comportamientos que consideró obscenos e inoportunos. Las sospechas en cuestión de la profesional de la salud llegaron hasta el punto de vigilar cuando este bañaba a los niños y evitar que se acercase a su propia hija. Entre tanto, Payne viene esta semana a Portugal, en una visita relámpago.

Las dudas constan en una declaración dada a la policía de Leicestershire que fue enviada posteriormente a la Policía Judiciaria, efectuada el 16 de mayo de 2007, menos de dos semanas después de la desaparición de Madeleine, apuntan que el comportamiento de David Payne, de 43 años, investigador en ciencias cardiovasculares que, junto con su mujer y suegra, acompañó a los McCann en las vacaciones algarvias.

“Durante las vacaciones se encontraban también con nosotros amigos de Gerry y Kate. Había un matrimonio, de nombre Dave y Fiona, cuyo apellido era Payne (…) estaban casado y tenían una niña de 1 año y Fiona, en esas vacaciones estaba embarazada”, dice la médica.

“Había otro matrimonio que también pasó las vacaciones con nosotros. (…) No conocía a estas dos familias antes de irnos de vacaciones con ellos. Así, de memoria, creo que fue Dave quien organizó todo y nos alojamos todos juntos en una casa grande mientras permanecimos en Mallorca. Estuvimos durante una semana, aunque, la familia McCann y la familia Payne se quedaron otras dos semanas”, recuerda Katherina G.

Además su declaración se vuelve más expresiva cuando relata el comportamiento de David Payne: “Tal vez el quinto día de estar en el extranjero, me acuerdo de un incidente que quedó grabado en mi cabeza. Digo esto de esta forma, porque pensé en el incidente que voy a describir, en innumerables ocasiones desde esa fecha. Una noche, cuando nos encontrábamos de vacaciones, los adultos, o sea, los matrimonios que mencioné, estaban en un patio exterior de la casa donde estábamos alojados, habíamos estado comiendo y bebiendo. Yo estaba sentada entre Gerry y Dave y creo que ambos estaban hablando sobre Madeleine. No me acuerdo de la conversación en su totalidad, pero parecían estar discutiendo un posible escenario. Me acuerdo que Dave dijo a Gerry algo así como “ella” refiriéndose a Madeleine “haría esto”.

A juzgar por las declaraciones, la médica incluso estaba convencida de que la niña era el tema de la conversación. “Al mencionar esto, Dave estaba chupándose un dedo, metiéndolo y sacándolo de la boca, mientras que con la otra mano hacía círculos alrededor del pezón por encima de la ropa. Esto fue hecho de forma provocadora habiendo una insinuación explícita en relación a lo que estaba diciendo y haciendo. Me acuerdo que me quedé impresionada con esto, habiendo mirando tanto a Gerry como a Dave, para ver sus reacciones. Miré alrededor (…) como diciendo “¿alguien más oyó esto o solo lo oí yo?”. Se hizo un silencio nervioso en las conversaciones de todos los demás y, en seguida continuaron hablando”, dice la médica inglesa.

Más adelante dice: “Además de eso, me acuerdo que Dave volvió a hacer lo mismo. Cuando digo esto quiero mencionar que fue durante una conversación en la que él estaba hablando sobre un escenario imaginario, ahora bien, no sabría precisar cual (…). Metió un dedo en la boca y con la otra mano hacía círculos alrededor del pezón de una forma provocadora y sexual. Creo que se estaba refiriendo a cómo lo haría su propia hija. (…) Cuando oí a Dave decir esto por segunda vez, me lo tomé más en serio. Me acuerdo que pensé si él no vería a las niñas de un modo diferente que yo o los demás. Imaginé que él había visitado páginas en Internet relacionadas con niños pequeños. Resumiendo, pensé que él se interesaba por la pornografía infantil en Internet”.

Atenta a los baños

Katherina hizo una evaluación muy crítica del comportamiento que dice haber observado. De tal manera que pasó a estar atenta a cualquier contacto entre Payne y los niños. “Durante nuestra vacaciones estuve atenta a la hora del baño después de haber oído a Dave decir aquello. Durante nuestras vacaciones en Mallorca, eran los padres quienes bañaban a los niños. Yo tenía tendencia a andar cerca del cuarto de baño, se era Dave quien bañaba a los niños. Me acuerdo de decir a Savio (marido de Katherina) que tuviera la precaución de estar, si Dave ayudaba a bañar a los niños, en concreto a mi hija Ellena. Hice esto de forma muy clara, ya que el hecho de haber oído aquello me había preocupado y no confiaba en él para dejar que bañase el solo a Ellena”, dice la médica amiga de los McCann en su declaración a la policía.

“La primera vez que tuve conocimiento de la horrible noticia de la desaparición de Madeleine a través de la radio, mis pensamiento se fueron inmediatamente hacia Dave (…). Observé minuciosamente la televisión, viendo la cobertura de la noticias y me di cuenta que Dave estaba allí, ya que lo vi, en un plano de fondo, en las imágenes televisivas de los primeros días en que Madeleine desapareció”, dice la declarante.

En esa misma ocasión, su marido Savio descrie la misma conducta de Dave (el dedo haciendo círculos alrededor del pezón), considerando el gesto inadecuado y de “extremo mal gusto, independientemente del contexto de la conversación”. Savio termina su declaración diciendo: “Es mi deseo que la policía sea conocedora de mi preocupación en relación al gesto hecho por David Payne”.

Cierto es que estas declaraciones y la eventual evaluación de los hechos que revelan, acabaron por no tener consecuencias en el proceso. Fue otro dato a añadir al enigma en que se transformó la desaparición de Madeleine.

David Payne es esperado este viernes en Faro, en una visita relámpago a la aldeia da Luz, Vine acompañado de un equipo de Channel 4, que está realizando un documental sobre Maddie. El mismo equipo que ya estuvo en el lugar hace una semana, esa vez acompañado por Gerry McCann. Payne viene apurado, al día siguiente vuela hacia Inglaterra. (Inciso: Por lo que seguro que viene a grabar “las correcciones”).

Carlos Saralva

Amigos íntimos

Katherina G., Médica de medicina general, madre de dos niños que ahora tienen 3 y 5 años, conoció a los McCann a través de su marido Savio, también médico, ya que este fue compañero de Kate en la Universidad de Dundee. Katherina y Savio fueron a la boda de los McCann y a partir de ahí, por lo que dice la médica, los dos matrimonios pasaron a encontrarse con alguna regularidad, concretamente en períodos de vacaciones o fines de semana, manteniendo, además de eso, contacto telefónico.

“Yo diría que llegamos a ser amigos íntimos de Gerry y Kate”, dice Katherina a la policía. Su marido declaró lo mismo.

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí