domingo, 14 de marzo de 2010

Caso Madeleine McCann - Kate McCann habla de su fe

Asociación de la Prensa


(UKPA) – 14 Marzo 2010

Kate McCann ha revelado que reza por las personas que se llevaron a su hija Madeleine

También reveló que su creencia en Dios le dio “fuerza interior” el día que la policía la nombró sospechosa de la desaparición de la niña.

La Sra. McCann, 42 años, Católica, aprovechó una entrevista con motivo del Día de la Madre para hablar sobre cómo su fe la ha ayudado desde que su hija desapareció en Portugal en mayo de 2007.

Le dijo a Aled Jones, presentador de BBC Radio 2’s Good Morning Sunday, que sus oraciones eran “un poco más directas” de lo que lo eran antes de la desaparición de Madeleine.



“Ahora rezo por muchas cosas. Obviamente siempre rezo por la familia, obviamente la mayoría de las oraciones están centradas en Madeleine,” dijo. “Pero rezo por las personas que se han llevado a Madeleine, las personas que saben lo que le ocurrió a Madeleine y las personas que rodean y están relacionados con la persona que se ha llevado a Madeleine.

“Rezo por la policía y los investigadores, las personas que la están buscando. Y rezo por todos los demás niños que están desaparecidos o han sido explotados de algún modo.

“Porque de algún modo –es gracioso decir afortunados, pero hemos sido afortunados- hemos tenido un gran apoyo del público en general, en particular de personas que no conocemos. Hemos tenido un apoyo increíble.

“Hay muchas familias ahí fuera cuyos hijos han desaparecido y no oyes nada sobre ello.”

Madeleine tenía casi cuatro años cuando desapareció del apartamento vacacional de su familia en Praia da Luz en el Algarve el 3 de mayo de 2007, mientras sus padres cenaban con unos amigos en las cercanías. (Inciso: No estaban rezando en la iglesia cercana, sino tomándose unas copas y unos filetes en el bar cercano).

La Sra. McCann, de Rothley, Leicestershire, dijo que su fe la había “sostenido” durante los meses y años sin Madeleine. Contó durante el programa cómo se refugia en su iglesia local mientras está vacía y habla en voz alta sobre su carga, añadiendo: “Nunca he culpado a Dios en absoluto por lo que ha ocurrido. No creo que haya tenido nada que ver con Dios.” (Inciso: Kate, Dios no estaba en el Tapas bar con los Apósteles emborrachándose mientras tus hijos se encontraban solos en un apartamento turístico abierto... Por cierto, yo también rezaría por los pederastas que se llevaron a mi hija, pero para que se pudrieran en el infierno)

Traducción de Mercedes