sábado, 17 de enero de 2009

Caso Freeport - Vídeo prueba el pago de “soborno” a ministro portugués en el Caso Freeport

---

SOL - Edición Impresa

Por Felícia Cabrita

El DVD de la denuncia

La grabación de una conversación entre un administrador de Freeport y una consultor alertó a los ingleses hacia la corrupción.

Felícia Cabrita
Felicia.cabrita@sol.pt


La investigación en curso en el Reino Unido sobre el “caso Freeport” incluye, desde 2007, un DVD con la grabación de una conversación entre un administrado de esa empresa y un empresario inglés, Charles Smith, en la que este asume que fueron pagados “sobornos” a políticos portugueses para viabilizar la construcción del outlet de Alcochete. Durante la conversación, Smith implica de forma explícita a un ex ministro del Gobierno de António Guterres – que, conforme revoló SOL en su pasada edición, encabeza una lista de 15 sospechosos relacionados en la investigación inglesa.

La grabación fue una de las primeras pruebas recogidas por los ingleses en la investigación sobre los indicios de corrupción y fraude fiscal en el proceso de viabilización del Freeport de Alcochete.

Smith ya fue constituido arguido en Londres

Charles Smith es socio de la firma Smith & Pedro, una consultora contratada por Freeport Plc, que tenía como misión obtener las licencias y aprobaciones locales, además de un Estudio de Impacto Ambiental favorable para la construcción del complejo comercial en plena Zona de Protección Especial (ZPE) del Estuario do Tejo.

Los dos primeros estudios de impacto ambiental fueron rechazados, pero el tercero sería aprobado por decisión del Consejo de Ministros, tres días antes de las elecciones legislativas de 2002 en las que el PS perdió el poder. Al mismo tiempo, los límites de la ZPE también fueron alterados dando vía libre, así, al mayor outlet de Europa.

Al contrario de lo que sucede en el proceso que discurre en Inglaterra, el DVD en cuestión no es aceptado por la Justicia portuguesa, ya que la grabación fue obtenida sin autorización de una autoridad judicial. Pero Charles Smith parece ser la clave de la investigación inglesa y, según fuentes conocedoras del proceso, ya fue oído y constituido arguidos por las autoridades de ese país. El empresario es sospechoso de haber integrado un “grupo de representación de intereses” que actuó con el Gobierno portugués, prometiendo “sobornos” de elevado montante para asegurar la aprobación de Freeport.

Contactado por SOL en octubre (cuando se supo que los ingleses habían propuesto a Portugal un equipo de investigación conjunto), Smith no quiso confirmar si había o no sido oído por corrupción. Apenas aclaró que ya no era socio de Smith & Pdro.

Las autoridades inglesas contactaron por primera vez con las portuguesas en 2007, para cambiar impresiones sobre la investigación que la PJ de Setúbal iniciara en 2005. Los investigadores ya traían consigo el DVD, filmado en el outlet de Alcochete, de la conversación entre un administrador de Freeport Plc. Y Charles Smith. En la grabación, con cerca de dos horas, Smith asume que se han pagado “sobornos” a varias personas, entre ellas el ex ministro “topo”.

El interés de los británicos por el caso comenzó cuando, en aquel año 2007, el grupo americano Carlyle lanzó en Londres un takeover a Freeport (una toma de posición en Bolsa). La oferta era de 7,19 euros por acción, pero este valor había sido inflado a través de manipulaciones del mercado del propio outlet.

El centro comercial de Alcochete se reveló como un fracaso y se encontraba al borde de la quiebra. Después de una auditoría, Carlyle se dio cuenta del engaño e intentó recular, pero el negocio acabaría por concretizarse.

Esta difícil situación hizo recordar a la policía británica, que en 2005 había recibido una carta rogatoria de la PJ de Setúbal, cuya respuesta estaba pendiente. En esa carta, se solicitaban datos relativos al complejo, concretamente de las cuentas bancarias de Smith & Pedro y las de Freeport. Había mucho en juego. La familia real inglesa tenía intereses en Freeport y su dinero formaba parte del desfalco que la empresa había sufrido. Los investigadores siguieron entonces el rastro del dinero y descubrieron que el capital había salido de Inglaterra hacia Portugal, escapando al fisco a través de paraísos fiscales con sede en Suiza y Gibraltar.

Pagos en fracciones de 50 mil libras

Para despistar a los bancos, los pagos a Smith & Pedro llegaban en tandas de 50 mil libras (hasta un total de un millón de euros). Y, según testigos, por lo menos entraron cinco millones de libras más en el despacho de un conocido abogado portugués como pago de comisiones, también a través de paraísos fiscales en el exterior. Según los ingleses, “hay indicios de que se trató de pagos corruptos”.

Después de haber realizado la PJ una búsqueda en su empresa, aprendiéndole un ordenador y toda la contabilidad, Charles Smith corrigió sus Declaraciones (de Hacienda) para remediar la fuga al fisco sobre el dinero que había recibido de Freeport. Pidió entonces la corrección fiscal de los años 2003 y 2004, y pagó de su bolsillo 400 mil euros. Desde ese día, el inglés pasó a reclamarle a Freeport el reembolso de lo que había gastado.

Un administrador de Freeport se desplace entonces a Portugal para mantener una reunión con él. Pero la investigación en Londres ya se había iniciado y el administrador traía una segunda intención.

En presencia de un ingeniero portugués –João Cabral, contratado por Smith & Pedro para prestar apoyo técnico- el referido administrador grabó ocultamente la conversación con Charles Smith. La enorme cuantía que este exigía a la empresa fue objeto de preguntas minuciosas. En un rincón de la sala con una secretaria entre ellos, el representante inglés quiso saber el destino del millón de euros que Smith había recibido. Y este, espontáneamente, respondió que el dinero había servido para “pagar las comisiones de todo el mundo”.

El administrador de Freeport insistió: “¿Cómo explica que tuviese que pagar tanto dinero?”. Smith hesitó, pero dio en el clavo del enredo. El dinero había servido para pagar lo convenido en una reunión habida dos años antes con un ministro (que durante la conversación siempre trató por su segundo nombre), para facilitar la licencia del outlet de Alcochete.

Menos resguardado de la cámara oculta estaba João Cabral, que varias veces aparece en primero plano. Pero el ingeniero dice a SOL que no recuerda ese encuentro: “Estuve en decenas de reuniones con ellos y desconocía que alguna hubiese sido grabada. Si fue así, no me pidieron autorización”.

Según João Cabral, la versión de la historia es otra y la perjudicada fue Smith & Pedro: “Nuestro amigos ingleses estaban de mal talante: no querían pagar el IVA y eso fue lo que oí reclamar en varias reuniones al ingeniero Smith y al doctor Manuel Pedro”.

La memoria descriptiva del ingeniero no se centró, en la reunión que versaba sobre los “sobornos” y tráfico de influencias. Confrontado con el hecho de haber sido filmado, mantiene que no se acuerda de la reunión y adelanta: “A pesar de que Inglaterra eso sirve de prueba, cuando se entra en un plan como ese es porque alguien pagó a alguien y, para que eso sea válido, es preciso que alguien que lo recibió”.

PGR niega que haya un ministro sospechoso en Portugal

Mientras tanto, las autoridades inglesas continúan esperando una respuesta de las portuguesas a la petición de colaboración, enviada la semana pasada, de acceso a datos recogidos durante la investigación portuguesa. Recuerden que este proceso fue abierto en febrero de 2005 por el Ministerio Público de Montijo, habiendo la PJ de Setúbal, un año después, efectuado registros en diversas empresas, entre las cuales estaba Freeport y Smith & Pedro, y fue en el despacho del Alcalde del Ayuntamiento de Alcochete, José Inocéncio, y en los de sus asesores, donde fue encontrado todo el proceso de licencias y construcción de Freeport.

El sábado pasado, en el marco de la noticia de SOL sobre la investigación inglesa, el procurador general de la República, Pinto Monteiro, se puso en contacto asegurando que la investigación portuguesa no tiene como sospechoso a un ex ministro socialista. “Los autos no cuentan, hasta este momento, con indicios jurídicamente relevantes que demuestren la implicación de ningún ministro del Gobierno portugués actual o de gobiernos anteriores en un eventual delito de corrupción o ningún otro”.

El PGR informó aun que “la investigación aguarda el cumplimiento de una carta rogatoria remitida a Inglaterra en 2005 y la realización de pericias contables solicitadas al departamento competente de la Policía Judiciaria”.

Medioambiente multa a Freeport

La Inspección General de Medioambiente (IGA) inició en 2004 un proceso de contra-ordenación al Freeport de Alcochete, por incumplimiento de la normativa de impacto medioambiental y le exigía el pago de la multa máxima prevista por la ley: 30 mil euros. El motivo era, según pudo saber SOL, el de que, en la construcción del centro, no se habían cumplido las exigencias realizadas por el Estado –al nivel de tratamiento de aguas residuales y de preservación de las zonas naturales, entre otras- para compensar las consecuencias del impacto del proyecto en la zona protegida.

Freeport, entre tanto, recurrió la multa impuesta en el Tribunal de Montijo. El proceso duró dos años, habiendo sido oídos cuatro testigos por parte de Freeport, que tenía como abogado a Vasco Vieira de Almeida. Entre ellos, estaban João Cabral y el Alcalde de Alcochete, José Inocéncio.

En 2006, el Tribunal decidió mantener la aplicación de una multa, pero la redujo al importe de 2.500 euros, el límite mínimo previsto en la ley. A pesar de haber quedado probados todos los hechos que la IGA imputara a Freeport, el Tribunal consideró que este había actuado sin dolo.

El outlet se mantuvo, a lo largo de todo este proceso, funcionando sin la correspondiente licencia de apertura. Según información presentada a SOL por las autoridades de Alcochete, esta licencia fue expedida el 29 de noviembre de 2007, después de que la Comisión Coordinadora del Desarrollo Regional (CCDR) de Lisboa y el Valle del Tajo hubiera dado su opinión positiva al estudio de impacto ambiental del Freeport.

F.C.

Traducción de Mercedes