lunes, 13 de abril de 2009

Caso Madeleine McCann – Maddie: ¿en Portugal, una inclinación invisible?


Câmara de Comuns

Paulo Sargento

(...) También oí esta semana que el ex inspector de la PJ Gonçalo Amaral se refiere al matrimonio McCann como asesinos de su propia hija – la tesis que él defendió durante la investigación que condujo y que después publicó en un libro. Durante dos años, el Dr. Amaral ha tenido todos los medios, tiempo y condiciones para probar su gravísima tesis o descubrir lo que le sucedió a Maddie y si está viva o muerta. No lo consiguió y, prorrogados todos los plazos de la investigación, esta fue archivada sin conclusiones, a falta de cualquier indicio de lo que fuera. Pero, imperturbable, el señor sigue, acusando a los padres de haber matado a su hija y diciendo que si no lo consiguió probar fue culpa de las “presiones políticas”. ¿Será este tipo de “justicia” la que se preparan para reservar los investigadores de Freeport a José Sócrates?

Miguel Sousa Tavares, in Expresso, 11/4/2009

En primer lugar, debo afirmar que tengo una cierta simpatía por Miguel Sousa Tavares. Lo considero un ciudadano ejemplar, un Hombre de columna vertebral y sin necesidad de ser políticamente correcto, de opiniones y filiaciones conocidas y asumidas públicamente. Pero es, también, por esta simpatía asumida que debo afirmar que no entendí el párrafo que transcribí anteriormente y que está insertado en un artículo de opinión titulado: “¿cómo freír un PM a fuego lento?

Tal párrafo me parece desajustado con respecto al título y al tema tratado y Miguel Sousa Tavares es un escritor y cronista organizado en el discurso. Debo decir que tampoco creo que José Sócrates haya recibido fuese lo que fuera en el caso Freeport. Lo que no entiendo es lo que José Sócrates, el Caso Freeport, el Caso Maddie y el Dr. Gonçalo Amaral tienen en común. Tampoco tuve oportunidad de saber dónde oyó Miguel Sousa Tavares que “el ex inspector de la PJ Gonçalo Amaral se refiere al matrimonio como asesinos de su propia hija” y observó que, “imperturbable, el señor sigue ahí, acusando a los propios padres de haber matado a su hija y diciendo que si no lo consiguió probar fue por culpa de las “presiones políticas”. A pesar de reiterar mi simpatía por Miguel Sousa Tavares, Cronista, Escritor y Jurista, debo confesar que me parece que cayó en una tentación demasiado fácil: embarcar en el caso Maddie para defensa del Primer Ministro, culpando a la Policía Judiciaria, en la persona de Gonçalo Amaral. Que lo hubiera hecho la Periodista Fernanda Câncio me parecería mal, pero aceptable. Que lo haga Miguel Sousa Tavares, sin ningún tipo de explicación, a no ser a la que se refiere cuando pregunta “¿Será este tipo de “justicia” la que los investigadores del Freeport se preparan para reservar también a José Sócrates?”, me parece completamente inaceptable y desproporcionado. El uso de falacias bien conocidas de la retórica y de argumentación deber ser ponderado para no confundir “¡Una obra prima de Maestro, con la Prima de una Maestro de obra”!

Aunque, desgraciadamente, hay más.

“Algo extraño sucede cuando, sin pruebas, se acusa a los padres de una niña desaparecida como responsables de un crimen tenebroso”.

Paulo Pedroso, en declaraciones a SIC Noticias durante el Congreso del PS

¿Qué quiere decir, el Dr. Paulo Pedro con tal afirmación?

Confieso que, al contrario de la simpatía que confesé tener por Miguel Sousa Tavares, el Dr. Paulo Pedroso no me despierta ni simpatía ni antipatía. El hecho de situarse en un cuadrante político próximo a aquel en el que me identifico podría darme una percepción benignamente sesgada de su persona. A pesar de todo, la semejanza de lo que dije con respecto a Miguel Sousa Tavares, no conseguí entender la afirmación del Dr. Paulo Pedroso en el seno de las declaraciones que dio, en ese momento, a SIC Noticias. Sería posible que se estuviera aprovechando de un caso mediático para contrarrestar otro caso mediático? A pesar de que me cuesta creer, en este momento, me veo, hoy, en la contingencia de aceptar que eso pudiera haber sucedido, a juzgar por sus declaraciones cuando presentó la candidatura al Ayuntamiento de Alamada, donde anticipaba que “ninguna difamación se lo impediría” (SIC online, 10 de abril). El Dr. Paulo Pedroso acaba, entonces, así, por demostrar que la mejor defensa es el ataque, aunque sea “by proxy” (por procuración de otro caso mediático), avisando que la eventual utilización del Caso Casa Pia no lo amedrenta. Pero, ¿qué tendrá el caso Casa Pia que ver con el Caso Maddie o con otros, también, mediáticos? El Dr. Paulo Pedroso, que se sepa, no fue juzgado en el caso Casa Pia y, además, ya fue indemnizado por la “difamación” que afirma haber sufrido. Entonces, ¿por qué razón está sacando a colación aguas, supuestamente, pasadas y mezclándolas con otras que, como afirmamos en un post anterior, son demasiado turbias para lavar sea lo que fuera?

Me gustaría terminar este post con otra situación, igualmente, incomprensible.

José Manuel Fernandes, Director del diario “O Público”, afirmó en una “revista de prensa” de SIC, más o menos cuando se archivó el caso Maddie, que estaba de acuerdo con la negativa del matrimonio McCann en realizar la reconstrucción solicitada por la Policía Judiciaria, argumentando que, pasado un año, sería natural que las personas tuviesen dificultad en reconstruir las cosas de una forma exacta y, potencialmente, podrían caer en contradicciones, sustentando que, si fuese él, José Manuel Fernandes, tampoco lo haría.

La política editorial de “Público” en relación al caso Maddie habla sola y, por eso mismo, no haré ningún comentario. Aunque, si José Manuel Fernandes sabe lo que es una reconstrucción ¿será que va a aceptar, ahora, esa que Gerry McCann dice haber hecho, dos años después? ¿O va a ser igual de crítico?

¿Inclinaciones invisibles o simples coincidencias?

¡Hasta ya!

Traducción de Mercedes

Text in English by Astro

Para hacer comentarios: Aquí