lunes, 30 de marzo de 2009

Caso Madeleine McCann – ¿Limpieza con agua sucia o “ha vuelto el circo a la ciudad?”

Câmara de Comuns

Paulo Sargento

Para quien haya seguido el fenómeno Maddie con alguna atención pudo ver que el mes de enero, concretamente su segunda semana, fue fecunda en sucesos a los que ya dediqué un post en este mismo blog. Pero el mes de marzo, la llegada y eclosión de la primavera, nos trajo algunos datos muy interesantes.

El primer día de este mes primaveral, el periódico británico “The Independent” publicó un artículo sobre Clarence Mitchell cuyo título era: “Soy un ser humano decente. Si puedo ayudar, ayudo”. Este artículo anunciaba una conferencia de Mitchell en la Oxford Union “siguiendo los pasos de Desmond Tute, Teresa de Calcuta e (imagínese) Gustavo, la rana”. No se rían, porque no lo hago con ironía. Esta frase está sacada del periódico “The Independent” del día 1 de marzo. Con respecto a las Marionetas, siempre preferí la locura de Animal, el batería, o la exuberante seducción de Miss Piggy (ahora sí, es para reír!!!)

¿Qué objetivos tiene esta “noticia”?

a) Preparar el anuncio de la extinción de la mayor fuente de ingresos de los McCann, de Mitchell y de Método 3 – Brian Kennedy;

b) Iniciar una campaña de lavado de imagen de Clarence Mitchell, preparando el terreno para “otras aguas”;

c) Abrir camino para la ida de Gerry McCann al parlamento inglés;

d) Preparar a la opinión pública para la “llegada del circo a la ciudad”, o mejor, el pueblo de Luz;

e) Porque faltaban cerca de dos meses para el, desgraciadamente, segundo aniversario de la muerte de Maddie.

f) Y, como tal, se esperan algunas sorpresas

¿Por qué razón y con qué legitimidad afirmo “Muerte de Maddie”? Con la misma razón y legitimidad que Gerry McCann y Clarence Mitchell (sí, porque Kate McCann ha estado extraña y “firmemente” callada y no ha aparecido mucho, como he venido destacando) afirman “rapto de Maddie”. Pero existe una diferencia abismal entre las dos afirmaciones: una de ellas representa una tesis que tiene como argumento la autoridad y la otra representa una tesis que tiene la autoridad en sus argumentos.

Pero, ahora, a pesar de que el periódico británico tiene, en mi opinión personal, mucho menos valor informativo que el popular almanaque portugués “O Borda d’Agua”, debo decir que me quedé, abismalmente, estupefacto con la forma en que fue tratada esta información. Aconsejo, vivamente, la lectura de la noticia citada para poder entender lo que es, realmente, MANIPULACIÓN MEDIÁTICA en una Sociedad donde, yo pensaba, imperaba una vieja tradición de Derechos Civiles, Libertades y Democracia. Confieso que esta última frase es (casi) un plagio de una afirmación cretina, ignorante, insensata y, tremendamente, snob, de un Señor Asesor de un Señor Eurodiputado Conservador inglés, cuando se refería a la incompetencia de la Policía Judiciaria portuguesa. Tal frase puede ser leída en el semanario “Sol” del 13 de noviembre de 2007. Asumo que el uso irónico del (casi) plagio de la frase de Piers Merchant y las consecuencias que de ahí surgieron y aconsejo, también vivamente, la lectura de este artículo.

¿Por qué razón?

Porque el tema al que me acabo de referir fue retomado por Gerry McCann este mes. Después de haberse desplazado al parlamento inglés, para que el “inglés viera”, o esta Cámara no hubiera dejado pasar la “Mentira de Gerry” que, sutil e inteligentemente, denunció Duarte Levy, el médico (subrayo médico y no Dr. para que no se confunda con otro tipo de Dr., por ejemplo, en Leyes) criticó el Secreto de Sumario portugués, disertando sobre su carácter obsoleto, resultado de “leyes que remontan a los tiempos de un régimen fascista y después comunista” que explicaría “el porqué no funcionan”. A pesar de todos los términos jurídicos nuestra opinión, permítanme desahogarme:

a) ¿La carrera de medicina, con la especialización en cardiología, en las Universidades británicas, tiene en su programa de estudios alguna asignatura optativa sobre la Historia del Derecho Portugués?

b) Si la tiene, urge procesar a los docentes que la imparten por la manifiesta incompetencia con que lo hacen; Si no la tienen (como espero, incluso porque los cardiólogos tienen más que hacer que estudiar Historia del Derecho Portugués), me quedo un poco más tranquilo e interpreto que fue el triste resultado de una confusión debida a las dificultades de comprensión de la lengua portuguesa, al asesoramiento del matrimonio británico, porque tengo la certeza absoluta de que los Ilustrísimos abogados que representan a los McCann en Portugal no profirieron tamaña ESTUPIDEZ!

c) Incluso porque las Leyes portuguesas no mantienen presos a ciudadanos inocentes, o con, presuntas y livianas “pruebas” y, después de detectado el error, no repiten los juicios por el mismo delito, después de la nulidad asumida por la administración de justicia, respetando, así, los Derechos Humanos, al contrario de algunas Naciones Europeas (véase el caso de Nicolas Bento, por ejemplo, caso sobre el que volveré).

Pero, no bastaba esta extravagancia, al mismo tiempo el más famoso de los spindoctors intenta recrear una teoría para sustentar la crítica a la espectacular mediatización que, en determinado momento, reconoce, haber “intentado controlar” bajo encomienda (“contratado en septiembre de 2007 para “salvar sus reputaciones”, las de Kate y Gerry, en The Independent, del 1 de marzo, de 2009): los periodistas británicos estarían sistemáticamente borrachos por pasar las noches enteras consumiendo alcohol en el Ocean Club, rogándole noticias sobre el caso para, supuestamente, no perder el empleo. Como no conseguían noticias, traducían las noticias de los periódicos portugueses y estaba justificado, desde su punto de vista, la, alegada, campaña de difamación contra los McCann

Es, particularmente, fascinante esta teoría. A pesar de todo, como todas las teorías muy fascinantes, es demasiado exagerada, le falta lógica y los hechos pueden ser explicados más moderadamente. Ahora bien, Sr. Mitchell:

a) En relación al consumo de alcohol habría mucho que decir, pero voy a quedarme con los frecuentes y testimoniados abusos del grupo de los tapas nueve (estos han sido confirmados por los empleados y los documentos – facturas de comidas) y por considerar que el Sr. está haciendo acusaciones infundadas y difamatorias de una clase a la cual pertenece y cuyos miembros no pueden ser metidos en el mismo saco;

b) En relación al hecho de que los periodistas andaban “desesperados” por noticias, debo afirmar, con conocimiento de causa, que el Sr. manipuló a muchos de ellos, del mismo grupo de periódicos ingleses, habiendo, claro, en algunos, a partir de determinado momento, amenazas de despido, sí, aunque si se publicaban, presuntos, “hechos difamatorios con el matrimonio”;

c) Algunos periodistas portugueses fueron amenazados con ser procesados judicialmente por la famosa Carter-Ruck, algo que hasta hoy no ha pasado de eso mismo: ¡amenazas!

¿Con esto, el Sr. quería decir que los periodistas portugueses difamaron a los McCann en sus periódicos y que los, borrachos y amenazados de despido, periodistas británicos tradujeron esas noticias, en su opinión, difamantes y que, por es motivo, fueron condenados a pagar indemnizaciones al matrimonio McCann, que habrían revertido en el fondo Find Madeleine?

¡Patrañas, Sr. Mitchell, Patrañas!

¿Sabe por qué? Porque, de esta forma, los McCann tendrían que agradecer a las, presuntas, noticias difamatorias que, por vía de las traducciones de los periodistas alcoholizados, garantizaron cerca de ¼ del fondo creado para, presuntamente, buscar a la pequeña Maddie. En este caso, pues, y desde la perspectiva que el Sr. presenta, ¿el 25% del fondo sería el resultado de difamaciones, alcohol, incompetencia y miedo al despido?

En relación a esta interpretación, el Dr. Gerry McCann es más parsimonioso. Reconoce que Maddie “¡se transformó en un producto y que los beneficios debían mantenerse”! Estoy totalmente de acuerdo con el Dr. Gerry McCann en esta materia y ya me pronuncié sobre este tema y el Marketing Relacional del producto Maddie, en la fidelización de la clientela de algunos medios de comunicación (escribí sobre esto, por primera vez, en junio de 2007). Además, una reciente afirmación, en el ámbito de un congreso político, por parte de un político portugués implicado en un escándalo de pedofília, ilustra bien lo que quiero decir con Marketing Relacional (en su momento alguien hablará sobre este tema). Pero, como se dice en Portugal ¡no se puede querer el palo y la bola! Fue el propio Dr. Gerry McCann quien creó este producto, cuando, por motivos aun no descifrados, informó a algunos medios de comunicación la fatídica noche del 3 de mayo de 2007, forzando, a partir de ahí, incluso contra el consejo de las autoridades, la máxima exposición pública de la imagen de su hija, aunque hubiese sido, repetidamente, avisado del peligro que esto podría representar para la vida de Maddie.

Paradójicamente, el Dr. Gerry McCann dice que no perdonará a la prensa portuguesa por haber publicado noticias sobre la, hipotética, muerte de Maddie. La cuestión que, en mi opinión, se debe plantear no es la de perdonar o no a la prensa por tales noticias, sino, antes, intentar entender cuál es el valor de esas noticias. A pesar de todo, estas noticias, como fue posible confirmar cuando el proceso se hizo público, después de su precipitado archivo, tenían fundamentos e indicios fortísimos y no salieron por casualidad. Claro que se habló de un “topo” en la Policía Judiciaria. Este asunto, estoy por creer, que aun verá la superficie de las aguas turbias en las que navegamos. Pero, lo más relevante es que la teoría del rapto no presentó ningún indicio o fundamento y el Dr. Gerry McCann sigue afirmándola. ¿Sabrá, el Dr. Gerry McCann, algo que pueda constituir un fuerte indicio de rapto y que aun no haya sido revelado a la Policía Judiciaria? Esta es una pregunta muy pertinente, desde mi punto de vista.

Aunque con la proximidad temporal del 2º aniversario del desgraciado acontecimiento, se ha desarrollado una nueva campaña: poner carteles y vallas publicitarias con la imagen de Maddie, en las inmediaciones de la zona donde la niña desapareció. ¡LLEGÓ EL CIRCO AL PUEBLO! Debo decir que solo vislumbro un calificativo para esta campaña: ¡¡¡PAYASADA!!!

Los argumentos para esta acción son irremediablemente deshonestos.

¿Por qué?

a) Porque no es verdad que los habitantes de la zona de Praia da Luz no hubiesen sido suficientemente informados e investigados; además, estos habitantes participaron activamente, como si de un hijo se tratase, en todo, Dr. McCann, EN TODO, incluso con más de lo que se les pidió. En este caso, la comparación realizada con los casos de Natasha Kampush y Elizabeth Smart, entre otros, constituye un argumento de una fragilidad preocupante, además de indignamente oportunista, porque intenta ganar fuerza del impacto, en la opinión pública, de la condena a prisión perpetua del Sr. (Inciso: yo no pondría Sr. sino desgraciado animal) Fritzl, ese increíble caso de Amsteten! ¡Es, como mínimo, inaceptable este intento de manipulación de la opinión pública, dos años después de los acontecimientos de Praia da Luz!

b) Al igual que en los desgraciados y célebres carteles que unían las caras de Maddie y MariLuz, conviene que quien “diseñó” la campaña entienda, de una vez por todas, que existen reglas para este tipo de iniciativa, además de las decisiones del matrimonio McCann y del Sr. Mitchell y Asociados;

c) No es verdad que existan fuertes indicios de que Maddie está viva, el sentido común imposibilitaría que pensásemos que una niña apartada de su familia desde hace tanto tiempo, con las innobles comparaciones con casos como los descritos anteriormente, pudiera estar bien y bien de salud. Es, como mínimo, contra-intuitivo. Pero una vez más, esta cuestión sería diferente si el Dr. Gerry McCann poseyera algún tipo de información que aun no compartió con las autoridades competentes.

d) Porque no es nada probable que, después del tiempo transcurrido, la memoria de algunas personas pueda haber mejorado hasta el punto de recordar la reclamada “pista clave” para encontrar a Maddie. La memoria no mejora con el tiempo, Dr. McCann, a no ser en circunstancias muy especiales que el Sr. como médico, también conoce, lo que no llevaría a tener en cuenta, apenas, a “algunas personas”.

En realidad, comprendo la actitud de los habitantes de Praia da Luz. Rasgar los carteles es, simultáneamente, un acto de legítima indignación y de respeto por la memoria de Maddie y no un acto de vandalismo como quiso hacer creer el tabloide “The Evening Standard”. ¿Qué nombre darían, entonces, estos Srs., a los actos de muchos de los adeptos ingleses al fútbol a los que acostumbramos a llamar “Hooligans”?

Voy a dejar algunas preguntas en busca de respuesta:

a) ¿Por qué razón continúa, Método 3, figurando como equipo de investigación en la página Web oficial Find Madeleine?

b) ¿Por qué razón la Dra. Kate McCann parece estar menos visible y menos “activa”?

c) ¿¿¿Por qué motivos, después de haber reconocido que su familia “fue el foco de una de las historias más sensacionalistas, inciertas, irresponsables y perjudiciales de la historia de la prensa”, el Dr. McCann insiste en una nueva presión mediática, localizada geográficamente???

d) ¿Por qué motivo, afirmando que debería existir “mayor control sobre los periodistas que tienen el potencial de arruinar la vida de las personas”, el Dr. Gerry McCann NO inició ningún proceso en Portugal, cuando lo podía haber hecho, si creemos en las afirmaciones del Sr. Mitchell, en relación a las fuentes de las alegadas noticias que fueron objeto de traducciones?

Voy a terminar, por hoy, con dos frases del Dr. Gerry McCann que, desde mi punto de vista, responden a estas y algunas de las interrogantes presentes en este post:

“Como padres de Madeleine no podemos dejar de hacer todo lo que está a nuestro alcance para encontrarla”

“Alguien, en algún lugar, sabe donde está Madeleine”

¡Buenas Noches!

Traducción de Mercedes