domingo, 7 de marzo de 2010

Caso Madeleine McCann - El Ministerio del Interior inicia una revisión secreta sobre la desaparición de Madeleine McCann


Retrato-robot hecho público el 6 de agosto de 2009 que muestra a una mujer parecida a Victoria Beckham y que los detectives privados contratados por los padres de Madeleine McCann quieren localizar. Fue vista por dos hombres británicos en Barcelona tres días después de la desaparición de la niña. (Inciso: Por favor, podría alguien decirles a los de este panfleto y a los detectives privados que esta Sra. ya ha sido localizada y descartada en agosto de 2009. Gracias por su colaboración).


El Ministerio del Interior ha iniciado secretamente una revisión que podría conducir a una nueva investigación policial sobre la desaparición de Madeleine McCann.

By Robert Mendick
Publicado: 9:00PM GMT 06 Mar 2010

El paso sigue a la liberación de 2.000 páginas de pruebas que tuvo lugar la pasada semana en la que los detectives portugueses son acusados de no haber investigado plenamente.

Según fuentes cercanas a los McCann, Alan Johnson, el Ministro de Interior, ha ordenado a los funcionarios que estudien la “viabilidad” de que los detectives británicos o portugueses vuelvan a estudiar todas las pruebas.



Kate y Gerry McCann se reunieron con el Sr. Johnson el año pasado para rogarle ayuda en su búsqueda de Madeleine, que desapareció sin dejar rastro en mayo de 2007 de un apartamento turístico en Praia da Luz, Portugal.

La pareja también se reunión con John Yates, el Comisionado Adjunto de la Policía Metropolitana, que ha liderado varias investigaciones de alto perfil durante los últimos años.

Se dice que fue “receptivo” y que hizo “ofertas generales de ayuda”.

La fuente dijo: “Lo último que hemos oído del Ministerio del Interior es que los funcionarios están llevando a cabo un “ejercicio de delimitación” para estudiar la posibilidad de una revisión del caso.

“También están estudiando todas las opciones. Básicamente es un estudio de viabilidad.

“Kate y Gerry se reunieron con Alan Johnson para solicitar la realización de una revisión. Esperanzadoramente cualquier intervención política puede desbloquear los obstáculos que podría haber en el camino.” (Inciso: Es decir, siguiendo la línea habitual de los McCann sacamos a políticos rastreros del bolsillo para presionar a las autoridades de otros países para ponernos a buscar a un secuestrador del que NO EXISTE ninguna prueba. Estoy deseosa por conocer el resultado de ese estudio de viabilidad, ya que por toda lógica tendrá que incluir la plena aceptación razonada policialmente de que ese secuestrador existe, de lo contrario, tal vez, el Ministro del Interior tendrá que dar muchas explicaciones).

Se está presionando ahora a las autoridades portuguesas para que acepten en primera instancia una revisión del caso de tres días que podría mantenerse en el cuartel general de Interpol en Lyon, Francia.

Los McCann esperan que el Ministerio del Interior consiga persuadir a sus homólogos portugueses para que cooperen en la revisión del caso. (Inciso: Antes de eso, estoy segura que el Ministerio del Interior tendría que DEMOSTRAR que la investigación policial de esas 2.000 páginas no fue adecuado y que ellos consideran TODAS esas pistas creíbles y sin investigar. ¿Realmente están dispuestos a hacer eso? ¿Están dispuestos a aceptar como “creíble que un camionero se pasee medio desnudos por una autopista violando a niñas pistola en mano? Errr...).

La revisión –si tuviera lugar- implicaría a la policía británica trabajando con sus homólogos portugueses así como con expertos en secuestro infantiles de otras fuerzas policiales europeas.

La policía portuguesa ha sido fuertemente criticada por su forma de gestionar el caso lo que condujo a los detectives a nombrar a los McCann, ambos médicos de Leicestershire, como arguidos –o sospechosos- en el caso y acusarlos de estar implicados en su desaparición. (Inciso: Decisiones que fueron respaldada por la policía británica desplazada a Praia da Luz y el Ministerio Público).

Su estatus de arguidos fue posteriormente levantada y la investigación policial archivada.

Pero con el oficial al mando Gonçalo Amaral ahora ampliamente desacreditado y enfrentado a la ruina económica después de haber sido demandado por libelo por los McCann por un libro que escribió, podría hacerse más complicado que los portugueses rehúsen la petición de una revisión a fondo.

El descubrimiento de que posibles pistas –muchas entregadas a la policía portuguesa por los propios investigadores privados de los McCann- y que aparentemente fueron ignoradas se sumará al clamor.

La pasada semana, emergieron datos de una serie de posibles avistamientos de Madeleine, que tenía solo tres años cuando desapareció.

Ha desaparecido otro obstáculo con la muerte hace dos semanas, por un cáncer de estómago, de Guilhermino Encarnação, que estaba al frente de la Policía Judiciaria en el Algarve. (Inciso: Sin palabras).

El Sr. Encarnação estaba convencido que Madeleine había muerto en el apartamento de sus padres y fue la fuente principal de una serie de sesiones informativas off the record con los periodistas en contra de los McCann.

Un portavoz del Ministerio del Interior dijo: “Podemos confirmar que el Ministro ha mantenido una reunión privada con Kate y Gerry McCann. (Inciso: Algo que no tuvo la decencia de hacer con ningún alto responsable policial portugués para confirmar lo que le estaban contando los afligidos).

“La policía de Leicestershire está preparada para coordinar y completar las investigaciones si llega nueva información a la luz en Reino Unido; o si se lo solicitan las autoridades portuguesas, que continúan liderando la investigación global.” (Inciso: Solo porque Kate y Gerry McCann NUNCA han denunciado la desaparición de su hija en Reino Unido, algo a lo que tenían derecho. Habría que preguntarles porqué no permiten que sea la policía británica quien se ocupe de la investigación, teniendo en cuanta su falta de confianza en la labor de los portugueses).

El portavoz rehusó discutir qué conversiones tuvieron lugar durante el encuentro o si existía la posibilidad de una revisión de las pruebas en Interpol. (Inciso: ¿Por qué no solicitan directamente LA REAPERTURA DEL CASO. Los McCann siempre pueden decir que están dispuestos a participar en la reconstrucción oficial de los hechos).

El portavoz añadió: “No vamos a comentar los resultados de una reunión privada con los McCann.” (Inciso: Por motivos de “seguridad nacional”).

El Sr. Yates no estaba disponible para hacer comentarios. Él fue quien dirigió la investigación por cohecho/tráfico de influencias y también estuvo implicado en una nueva investigación sobre el asesinato de Julie Ward, que fue asesinada en Kenia en 1988.

Traducción de Mercedes