miércoles, 17 de diciembre de 2008

Caso Madeleine McCann: Justine McGuiness y la Ribeira do Vascão



SOS Madeleine

Justine McGuiness, la portavoz de los McCann que los acompañó en su huída a Inglaterra después de haber sido constituido arguidos, dejó en el apartamento que sirvió de cuartel general al matrimonio diversos documentos, incluidas unas fotografías, estableciendo una posible relación entre la desaparición de Madeleine y los márgenes de la Ribeira do Vascão, junto a la frontera con España. Hoy, 19 meses después del día en que Madeleine desapareció, la pista dejada por Justine McGuiness vuelve a dar de que hablar.

El día de la huída de Kate y Gerry para Inglaterra, el 9 de septiembre de 2007, cuatro meses después de la desaparición de Madeleine McCann, la Policía Judiciaria (PJ) va a meterle mano a una seria de documentos dejados en la Vila Vista Mar, ocupada hasta ese momento por el matrimonio, donde constan fotografías así como un croquis, indicando la localización detallada de un lugar en la frontera entre o Alentejo y el Algarve, a 20 Km. De Almodóvar, atravesado por la ribera del Vascão. Los inspectores de la PJ entraron en la casa después de irse los McCann al aeropuerto, aprovechan así el hecho de que los periodistas habían acompañado al matrimonio.

Los documentos, dejados allí por la portavoz de los McCann, Justine McGuiness, fueron encontrados debajo de un sofá y contenía, además de la identificación de una zona geográfica muy precisa, innumerables anotaciones que la PJ nunca consiguió interpretar. Según fuentes próximas a la investigación, nada fue hecho en este sentido y los hombres de la PJ, que habían visto estos documentos como obra de un grupo esotérico, ni siquiera se molestaron en visitar el lugar indicado considerando la pista como carente de ningún valor para el caso.

La portavoz de los McCann, que los acompañó durante los días en que el matrimonio fue constituido arguido ante la justicia portuguesa, acabaría por ser despedida al llegar a Inglaterra, esto a pesar del hecho de que ella podría revelarse como uno de los testigos más incómodos para el matrimonio y para las propias autoridades inglesas. Lo cierto es que Justine McGuiness nunca fue interrogada por la Policía Judiciaria y de este modo el significado exacto de los documentos y de las fotografías nunca fue explicado.

En declaraciones grabadas recientemente en Londres, fuentes próximas de la ex candidata del partido liberal, especialista en relaciones públicas, confirmaron que Justine McGuiness había sido objeto de diversas presiones, concretamente en el campo jurídico, indicándole que debía guardar silencio sobre todo lo que vio u oyó durante el tiempo en el que trabajó junto a Kate y Gerry McCann.

Lo que es cierto es que la antigua portavoz del matrimonio se encontraba ya en evidente ruptura con el mismo, en particular con Kate McCann, el día en que se marchó con ellos de Portugal, no sorprendió a nadie el “divorcio” a su llegada a Inglaterra. Justine siempre lanzó duras críticas, algunas de ellas en presencia de diversos periodistas, hacia la madre de Madeleine, la mala relación entre las dos mujeres iba más allá de cuestiones financieras, donde Justine siempre exigió el pago de su trabajo y las numerosas horas pasadas junto al matrimonio así como por las reuniones y comidas con periodistas y enviados de las autoridades británicas.

Hoy, todo podría estar olvidado si no fuese por los resultados de una investigación de las llamadas telefónicas del matrimonio McCann y de todas las personas que estuvieron en contacto con ellos, llevada a cabo por los periodistas en colaboración con antiguos miembros de los servicios de información.

Swansea una vez más

Al investigar las llamadas recibidas y hechas por los teléfonos móviles de los McCann durante el tiempo que estuvieron en Portugal, los investigadores encuentran un informe del inspector Paulo Dias de la PJ donde se confirma que Kate recibió el día 2 de mayo de 2007, a las 11h21, una llamada de Swansea (UK) que, más tarde, ella justificó ante la PJ como una equivocación. Una “equivocación” suficientemente importante para que la madre de Madeleine hubiese guardado el registro de la llamada en su teléfono, a pesar de haber borrado todos los detalles de las demás comunicaciones.

Más interesante aun, los investigadores –algunos británicos- acostumbrados a tratar casos delicados, encontraron el registro de una llamada telefónica hecha el mismo día, después del almuerzo, entre un teléfono móvil en Praia da Luz y el mismo número de Swansea que había contactado con Kate McCann. El móvil desde donde se efectuó la llamada no pertenece a ninguno de los McCann ni al grupo de amigos que los acompañaba y hasta el día de hoy la Policía Judiciaria, a pesar de las diversas peticiones hechas a las autoridades inglesas, nunca consiguió identificar al propietario de ese móvil ni obtuvo de los ingleses apoyo o voluntad para que ellos interrogasen a quien quiera que fuese sobre estas llamadas.

Ahora, al cruzar los resultados obtenidos con las operadoras de móviles en Portugal y España con los informes de la Policía Judiciaria, en especial el excelente trabajo del inspector Paulo Dias, los investigadores y periodistas encontraron un nuevo elemento digno de interés: el móvil utilizado en Praia da Luz para llamar al número de Swansea que había contactado con Kate el 2 de mayo, fue utilizado para efectuar y recibir llamadas en la zona indicada en los documentos y en las fotografías que la portavoz de los McCann dejó debajo del sofá el día de la huída a Inglaterra.

Según los registros conocidos ahora, el móvil fue utilizado junto a la Ribeira do Vascão en varias ocasiones, concretamente entre los días 12 y 15 de mayo de 2007, e igualmente en junio y julio del mismo año. Llamadas telefónicas, las cuales siempre fueron efectuadas a Inglaterra o Praia da Luz, excepto una, efectuada a la embajada británica en Lisboa.

Duarte Levy

© Traducción de Mercedes

Artículo en Portugués: SOS Madeleine Español y Portugués
Artículo en Francés: SOS Madeleine
Artículo en Inglés: El Blog de Joana Morais