sábado, 20 de diciembre de 2008

Caso Madeleine McCann - Continúa el misterioso silencio

---

TV Mais - Edición Impresa

¿Qué esconde Justine McGuiness?

Por Hernâni Carvalho

La antigua portavoz de los McCann dejó “unos documentos” olvidados y dejando una pista a un inspector de la PJ. Al llegar a Inglaterra fue despedida, pero se mantiene en silencio. ¿Por qué habrá dejado de trabajar para los McCann?

Cuando partió en compañía de los McCann, aquella mañana del 9 de septiembre, Justine McGuiness, la portavoz, ya sabía que iba a ser despedida. Dejó tras de sí unos documentos. Olvidados, según algunos, a propósito, según otros. En los papeles puede verse la localización explícita de un remoto lugar del Algarve profundo y más así como algunas indicaciones que aun no han sido descifradas. Lo que los investigadores no tienen claro todavía es el misterioso nexo de ese lugar con el caso Maddie. No hay noticias de que la PJ hubiese llegado a ir allí. ¿Pero por qué razón habría la portavoz del matrimonio dejado los papeles en Portugal, olvidado debajo de un sofá, en casa de los McCann?

Se sabe que, tan pronto puso un pie en territorio británico, Justine McGuiness fue despedida. “Por sobrecarga de trabajo”, fue la explicación dada aquellos días. Justine nunca habló y sigue en silencio, pero tvmais sabe que continúa a mal con los McCann y que Kate, la madre de Madeleine, siempre desconfió de su portavoz oficial (ver caja) en Praia da Luz, Justine McGuiness fue portavoz de los McCann en el Algarve, mientras Clarence Mitchell aun llevaba las cosas del Primer Ministro, Kate siempre desconfió de Justine. “Nunca se refiere a ella (a Maddie) como una persona y no parece existir gran emoción, simpatía o comprensión hacia mis sentimientos”, escribió la madre de Maddie en sus notas. Probablemente, las dudas de Kate tenían fundamento. El día en que partieron hacia Inglaterra, Justine McGuiness habría pedido a un inspector de la PJ que leyera los documentos que dejó olvidados en casa de los McCann.

Las relaciones de Kate con Justine siempre fueron tensas y de gran desconfianza (ver caja). Pero Kate no imaginaba que Justine fuese a olvidarse de unos documentos en el sofá de la casa que el matrimonio habitó en Praia da Luz. Una fuente próxima a la investigación durante aquellos días, afirmó a tvmais que, ya en el aeropuerto, Justine McGuiness le habría pedido a un inspector de la PJ que leyera los documentos que había dejado en la casa de los McCann. Hasta ahora nadie de la PJ ha dado importancia a los papeles.

El teléfono de Justine McGuiness no da señal, pero Gonçalo Amaral, contactado por nuestra redacción, desmiente la información. “Eran apenas unos papeles sobre un grupo con conexiones a cosas esotéricas… Nada de importancia para la investigación”, no dijo el entonces inspector coordinador de Portimão, explicando que los papeles fueron encontrados por los dueños de la vivienda durante la limpieza que se hizo después de marcharse el matrimonio a Inglaterra.

Tvmais recuerda que, durante esos días, los inspectores de la PJ estuvieron de visita en dicha casa, poco después de marcharse los McCann de Portugal. En los “papeles” está marcada la localización detallada de un lugar en la frontera entre el Alentejo y el Alarve, a 20 km. de Almodóvar, atravesado por la ribeira do Vascão. Ciertamente no es un lugar fácil de inventar para alguien que no conoce Portugal… ¿Qué sucedió allí? ¿Cuándo y por qué? En este momento solo McGuiness puede contarlo, pero esta se mantiene en silencio. Tvmais sabe que, se está llevando a cabo una investigación privada.

Cajas

Kate desconfiaba de ella

Kate escribió en sus notas lo que pensaba de Justine McGuiness

Sábado, 14 de julio
“Me acosté a la 1h30, después de una conversación/un enfrentamiento?? Con Justine con respecto a la confianza o falta de ella. Un poco emotiva –Justine, porque yo dudo de su confianza y cuestiono su profesionalidad y yo por no tener en cuenta, o por lo menos reconocer mi estado emocional. De cualquier modo, a pesar de hacerme sentir mal, creo que era una conversación necesaria.”

Martes, 17 de julio
“Hablé con Michael sobre si podían venir a ayudarnos después de que Trish y Sandy se hubiesen marchado y un poco sobre el trabajo de Danie y de la relación de Phil/Justine, etc. También devolví la llamada a Jill, a pesar de que me está resultando muy difícil hablar con personas de casa, sin ser los que están estrechamente implicados.

Miércoles 25 de julio
“Hablé con Trish con respecto a Justine. Algunas dudas. La principal es hasta qué punto está ella dedicada a Madeleine. Necesito saber que lo está. Nunca se refiere a ella como una persona y no parece existir gran emoción, simpatía o comprensión por mis sentimientos. Quizás, esto no es relevante para su cargo como extraordinaria gestora de una empresa, pero sé que me haría sentir un poco más feliz. La otra preocupación, creo yo, está relacionada con su remuneración y la necesidad de sus “horas extraordinarias” y, por consiguiente, el hecho de pedir más dinero.

Creo que en breve vamos a tener que tener todos una conversación. Después de haber dicho todo esto, no imagino cómo serían las cosas sin ella y eso me preocupa.”

La portavoz de los McCann

En julio de 2007, en el marco de la elección de Gordon Brown como primer ministro británico, Clarence Mitchell parte del Algarve hacia Londres. Entra en escena Justine McGuiness, especialista en relaciones públicas, ex candidata del partido liberal, en las elección de 2005, por la región de West Dorset. Perdió su escaño en el Parlamento por el conservador Oliver Letwin. En el Algarve, McGuiness es asesorada por David Hughes, otro profesional de las relaciones públicas británico. Y con ella al frente (que se sepa…) de la maquinaria de comunicación de los McCann es cuando surge la visita de estos a los Estados Unidos, dos meses después de la desaparición de Maddie. En esta visita, donde Gerry McCann consigue ser recibido por la primera dama norte americana, Laura Bush. Extrañamente, Justine McGuiness dimite de su cargo, nada más regresar los McCann a Inglaterra. Alegando sobrecarga de trabajo.

Se hace sentir un ensordecedor silencio, dirigido como pocos saben hacer y McGuiness nunca ha hablado. Durante esos días que Clarence Mitchell reocupó su cargo, renunciando al salario gubernamental de 100 mil euros anuales.

Con nuestro agradecimiento a "eme"

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí