viernes, 9 de octubre de 2009

Caso Madeleine McCann - Chinese Whispers


EXCLUSIVA para mccannfiles.com

Por el Dr Martin Roberts
08 October 2009

CHINESE WHISPERS


Inciso: Chinese Whispers es una expresión equiparable al juego español “teléfono roto”. Donde alguien susurra un mensaje al oído de la persona que tiene a su lado y este debe pasarlo. Es importante destacar que las palabras no son cambiadas deliberadamente… una persona te susurra algo rápidamente al oído y debes repetir la misma información o lo que crees haber oído.

Muchos, estoy seguro, estaréis familiarizados con la vieja broma que tiene su origen en la novedad de la guerra de trincheras: Un mensaje urgente pasado “a la línea”. Comienza como “Send reinforcements, we’re going to advance” (Envíen refuerzos, vamos a avanzar.) Para cuando llega al Cuartel General es transmitido como “Send three and fourpence, we’re going to a dance.” (Envíen tres y cuatro peniques, vamos a bailar.” (Inciso: Hace un juego de palabras con parecido sonido vocal. La primera frase quiere decir que avanzan, sin embargo la segunda significa que vuelven a casa).

Un error de comunicación puede ser igual a un desastre. ¿Recuerdan la carga de la Brigada de la Luz? “Magnífica. ¡Pero no es la guerra!” comentó un general ruso, mientras los desafortunados jinetes cargaban contra los cañones equivocadas (Para ser justos, el despacho era un tanto ambiguo). Más recientemente uno podría recordar una gran catástrofe aérea surgida de la confusión en la cabina del piloto con unos mensajes emitidos por la torre de control (Tenerife tiene una desafortunada notoriedad a este respecto). Por lo tanto la claridad es muy importante. Sin embargo el inconveniente (siempre hay un inconveniente, ¿no es así?) es que con frecuencia el triunfo puede conseguirse en la dirección opuesta, a través de la ofuscación deliberada.

Los residentes británicos que saben leer y escribir no enarcaron ni una ceja cuando se hizo obvio que la justificación para la invasión británica de Irak residía en datos del servicio de información recogidos de una tesis estudiantil publicada en Internet, así como la repetida “redacción” de informes pasados entre el servicio de inteligencia y “el comité”, antes de ser entregado en el 10 de Downing Street como prueba de la acumulación clandestina de Sadam Hussein de “¡armas de destrucción masiva!”

Cómo tipos como Bush, Powell, Blair y Prescott pudieron mantener un semblante serio cuando se dirigían a sus respectivas audiencias de los más influyentes, al establecer su “coalición de los dispuestos”, es francamente increíble. Sin duda las tropas de ocupación todavía mantienen “ojo avizor” por si vislumbran un misil SAM oculto sobresaliendo sobre la superficie del terreno. Pero eso no será de ningún consuelo para la viuda del Dr. David Kelly, cuya integridad obtuvo lo mejor de él (al igual que el establecimiento).

Uno se pregunta si, después de todo este tiempo, todavía hay representantes occidentales en Irak que creen en el dictamen de los Expedientes X: “La verdad está ahí fuera en alguna parte.” Así que comparten el mismo pensamiento desinformado como aquellos que “buscan” a Madeleine McCann, para no equivocarse, los McCann, conchabados con sus múltiples portavoces, intentan lentamente hacerse camino hacia la inocencia.

Del reciente Congreso de Abogacía de la International Bar Association, recogemos el siguiente dictamen:

Acusados erróneamente

“Por supuesto, al final no se presentó ninguna acusación contra los McCann; quienes declararon su inocencia desde el principio, el Fiscal portugués finalmente los exoneró el 21 de julio de 2008 cuando fue levantado su estatus de “arguido” y se confirmó que no había ninguna prueba que sugiriera que ellos habían tenido algo que ver en la desaparición de su hija.”

¿Fue realmente el fiscal portugués quien “declaró su total inocencia,” los McCann a sí mismos? Ah, las sutilezas de la puntuación. ¡Cambia una coma por un punto y coma, un punto en una coma y voila! Tienes inocencia – tal como fue “declarado”. A pesar de lo cual, la exoneración se presenta como una victoria añadida; aparentemente aparejada a la suspensión del estatus de “arguido”.

Bueno, yo no me atrevería a hablar por los demás, pero si yo declino la oferta de un huevo para desayunar, eso no me convierte en vegetariano estricto. Este caso aun tiene que ser visto en un tribunal de justicia. Los McCann no han sido acusados formalmente. Ni han sido exonerados. ¿Quién confirmó que “no había ninguna prueba que sugiera que ellos habían tenido algo que ver en la desaparición de su hija?”

Este es un guión que reconoce todo excepto los hechos, según establecidos en el informe final de la policía:

“Por todo lo expuesto, el resultado del sumario es el siguiente:

A) La menor Madeleine McCann murió en el apartamento 5A en complejo turístico Ocean Club de Praia da Luz, la noche del 3 de mayo de 2007;

B) Tuvo lugar la simulación de un secuestro;

C) Con la finalidad de presentar como imposible la muerte de la niña con anterioridad a las 22h00, se inventó una situación de vigilancia a los niños de los McCann mientras dormían;

D) Kate McCann y Gerald McCann están implicados en la ocultación del cadáver de su hija, Madeleine McCann;

E) Sin embargo, en este momento, parecen no existir indicios contundentes de que la muerte de la niña no fue el resultado de un trágico accidente

F) Por lo establecido hasta el momento, todo indica que el matrimonio McCann, en legítima defensa, no quiere entregar el cadáver inmediata y voluntariamente, existe una fuerte posibilidad de que fuese trasladado del lugar inicial de deposición. Esta situación puede suscitar preguntas sobre las circunstancias en las que pudo haber tenido lugar la muerte de la niña.

***
Por lo tanto, sugerimos que el archivo del caso sea enviado al Fiscal General, del distrito de Lagos, para:

G) Un posible re-interrogatorio a los arguidos Kate y Gerald McCann;

H) Una evaluación de las medidas restrictivas aplicadas en este caso;

Durante el registro domiciliario en la residencia del matrimonio McCann, se encontró un diario manuscrito, que ya ha sido fotocopiado, posiblemente de autoría de Kate McCann, admitiendo que podría contener información que pudiera ayudar a alcanzar la verdad material de los hechos, PROPONEMOS QUE:

I) Las fotocopias de dicho documento son presentadas ante el ilustrísimo Juez con el propósito de su aprensión, si resulta legal, su traducción y eventual recogida de información para ser incluida en el sumario, resultando necesario para la investigación.

Con esta fecha, someto el proceso a su consideración, para que pueda determinar lo que crea conveniente, de ahí que abro la siguiente:

CONCLUSIÓN

A diez de septiembre de dos mil siete

El Inspector Jefe
(Tavares de Almeida)"

Si el Ministerio Público, o cualquier otro, hubiera expresado el punto de vista de que “no había ninguna prueba que sugiriera que ellos (los McCann) habían tenido algo que ver en la desaparición de su hija,” entonces, a sabiendas o no, hablaba desde la ignorancia de los hechos, al igual que lo hace el principal ex “arguido”, en casi toda oportunidad. “No hay absolutamente ninguna prueba de que Madeleine ha sido seriamente dañada…” dice ante la prensa reunida, recién pronunciado su discurso durante dicha conferencia.

Bueno, lo hemos oído todo antes. Pero fíjese en el sutil cambio del énfasis introducido en esos comentarios del Dr. McCann informados por la publicación española, El Confidencial (Texto original de EFE):

“tampoco hay “absolutamente ningún indicio de que sufriera ningún daño o perjuicio…”

Aquí tenemos un ejemplo inequívoco de una declaración que, contrariamente a la petición de ayuda de los combatientes en tiempo de guerra, en realidad ha ganado en la traducción; de la declaración textual al inglés, a su expresión escrita en español, y nuevamente al inglés. No solo “no hay pruebas”, sino que ni siquiera hay “indicios”. ¿Una sombra de la “conveniente moda” de Tony Blair o qué?

A decir verdad, la interpretación inglesa del español es bastante precisa. Es la interpretación del reportero español de lo que Gerry McCann dijo en realidad lo que resulta algo más libre de lo que uno podría desear. Pero ¿protestarán los McCann? Improbablemente.

Traducción de Mercedes