jueves, 8 de abril de 2010

Caso Paulette Gebara - El caso Paulette, las trampas del reality


El crimen de Paulette se acerca al círculo íntimo de Peña Nieto

Pancho Villa

08 de Abril, 2010 - 13:55

Hace unos días recibimos unas llamadas de quienes se decían eran peritos del Estado de México, que querían hablar de lo que sabían del caso. Después de varias llamadas para verificar sus credenciales y de grabar sus voces, quedamos de vernos en un pequeño mesón por la carretera México-Toluca. El riesgo que corríamos valió la pena porque descubrimos que el círculo íntimo del Gobernador de Peña Nieto se ha involucrado directamente en la manipulación y conclusiones del caso. ¿Por qué? No lo sabemos aún, pero déjenme les narro la plática y ustedes me ayudan con sus conclusiones.

Me entrevisté con 2 peritos de la Procuraduría del Estado de México, sí, 2 de los que fueron parte de la investigación inicial de la desaparición y posterior crimen de Paulette y que buscaron la entrevista personal para desahogar la rabia e indignación que sienten, al ver cómo sus recomendaciones, dadas desde los primeros minutos del primer día y que eran clave para esclarecer la desaparición y homicidio de Paulette, nunca fueron escuchadas, y que están convencidos, de que esta investigación fue manipulada desde el primer minuto desde lo alto del gobierno del estado, para proteger a alguien. Aguántenme y verán porque digo esto.

LAS HORAS CLAVES

1. Cuando llegaron los peritos y ministeriales, constataron que la niña Paulette no se encontraba en el departamento y mucho menos en su cuarto, ya que la casa y el cuarto fueron revisados minuciosamente y que el cuarto en especial fue revisado por peritos de laboratorio muy experimentados, que recogieron muestras de todo, además de que en 7 ocasiones los perros recorrieron el cuarto, y que la cama se volteó cuando requirieron la sábana de la cama de Paulette para dársela a oler a los perros para que pudieran seguir el rastro de la niña. (SE CONFIRMA EL SEMBRADO DEL CUERPO, POSTERIOR AL ARRAIGO DE LA FAMILIA Y NANAS, YA QUE LOS PERITOS Y AGENTES CON SUS PERROS CERTIFICARON QUE LA NIÑA NO ESTABA EN LA CASA, NI EN SU CUARTO Y DE ESTO SE DA FE EN EL EXPEDIENTE).

2. Que la ÚNICA persona que salió del departamento la mañana de la desaparición de Paulette, fue el PAPÁ de la niña, este lo hizo alrededor de las 6 am y regreso pasadas las 8 am.

3. Las nanas de la niñas declaran que se levantaron pasadas de las 6 am y fueron a despertar a la otra hermanita para prepararla para ir al colegio y que el camión la recoge regularmente como a las 7 10 am.

4. Que van al cuarto de Paulette como a las 7.45 am y notan que la niña no está en su cama; que la buscan por la casa y al no encontrarla, piensan que estaba en el cuarto de sus papás, como en muchas ocasiones pasaba, cuando estaba enferma.

5. Siguen declarando las nanas, que escuchan ruidos y ven que el Sr. Mauricio, papá de Paulette, había llegado a la casa, que eran como las 8.15 am. Que le avisan que no encuentran a la niña y que les contesta que vayan y despierten a la mamá; que les pareció muy raro que el señor no se asustara ni asombrara de semejante noticia; que ellas se dirigieron al cuarto de la señora y que al lograrla despertar le informaron de que Paulette no estaba, y comenzó la parte lo que ya todos conocemos.

LO QUE NO SUPIMOS

1. Que el procurador personalmente visitó el lugar en varias ocasiones y que hizo caso omiso cuando se le recomendó ASEGURAR EL LUGAR SACANDO A TODOS, interrogar en los separos al PAPÁ de la niña, ya que era el único que había salido, pero la respuesta de sus jefes, era que las instrucciones del procurador eran, que nos concentráramos en la mamá, que para él, era la sospechosa; y esto era desde las primeras horas, es decir, el procurador contrario a las recomendaciones de los peritos y agentes ministeriales ya había tomado la determinación de culpar a la señora. ¿Por qué?

2. Durante la investigación, los agentes y peritos se enteraron de que había una amistad de muchos años entre el procurador y el papa de Paulette.

3. Que un dato fundamental encontrado y que fue omitido en la necropsia oficial, que se presentó y que los medios publican el día de hoy, es que en los pulmones de la niña había unas pequeñas fibras de un material, común en las alfombras de carro u casa y que estas no coincidían con fibras con ninguna alfombra de la casa o material de la cama del cuarto de Paulette. (ESTO PROBARÍA QUE LA NIÑA ESTUVO EN OTRO LUGAR, PREVIO AL SEMBRADO DEL CUERPO Y CONFIRMA PARA LOS AGENTES LA MANIPULACION DE LA INVESTIGACION).

4. Que no se quiso investigar el famoso apagón de 3 horas, que permitió la inutilizaron de las cámaras de seguridad del edificio, momento clave que aprovecharon los cómplices y homicida para sembrar el cuerpo.

5. Que sus superiores no permitieron entrevistar a los que custodiaban el edificio y departamento posterior al arraigo.

6. Que un personaje muy cercano al gobernador del Estado de México, que unos dicen es el número dos de importancia en el estado, estuvo presente en el departamento posterior al arraigo y 16 horas antes, al descubrimiento del cuerpo. (COMO ESTO ES UN COMENTARIO DE UN ALTO FUNCIONARIO DE LA PROCURADURIA DEL ESTADO DE MEXICO Y YA QUE NO TENGO LA CORRABORACION DE UN SEGUNDO, Y A LOS AGENTES CON LOS QUE PLATIQUÉ, NO LES CONSTABA EL HECHO, NO VOY A MENCIONAR SU NOMBRE, POR AHORA).

Para muchos se manipuló la investigación y las conclusiones para desviarlas de secuestro y homicidio de Paulette a un dictamen de muerte accidental.

La bola de fuego la tiene Enrique Peña Nieto, ya que ahora no es suficiente el despido de su procurador, sino la consignación del mismo, así como el de otros que participaron en el delito de encubrimiento del secuestro y homicidio de Paulette, todos ellos tendrán que explicar el por qué de este manipuleo criminal.



MÉXICO, D.F., 6 de abril (apro)

Jenaro Villamil

FOTO: AP / Miguel Tovar
Caso Paulette. La muerte televisada.

- “Ustedes me dicen en qué momento puedo llorar”, les dijo Lisette Farah a los reporteros de TV Azteca que la entrevistaron hace diez días, en el mismo dormitorio en el que se encontró el cadáver de su hija Paulette, una niña de cuatro años cuya desaparición y posterior hallazgo se han convertido en un auténtico reality show, un fenómeno de rating para los noticiarios de medios electrónicos y un tópico constante en las redes sociales.

Nadie de la Procuraduría del Estado de México aisló antes el dormitorio de la menor. Nadie de la propia familia privilegió la privacidad o el derecho a la intimidad frente al pulpo mediático que los acosó, los siguió y ahora se convierte en su patíbulo.

Los propios medios fueron envueltos en la dinámica de este caso que tiene todos los ingredientes de un reality judicial: pistas falsas, contradicciones de las autoridades, una psicóloga que imita al Doctor House, una madre que es presentada como Catalina Creel, un pleito familiar típico de los melodramas televisivos.

Además, un gobernador compulsivo, Enrique Peña Nieto, con su imagen que sale “en defensa” de su procurador Alberto Bazbaz para que su copete no acabe sepultado en la tragicomedia mediática, y el coro griego de los seguidores de las redes sociales que han suplantado al Ministerio Público y juzgan a todos los que se han involucrado en este caso.

Tan sólo en Facebook se abrió un foro que hasta ahora tiene 285 fans bajo el título “Si no se hace justicia en el caso Paulette no voto por Peña Nieto”. En Youtube el video titulado “El Misterio de la Ropa de Paulette” ha roto en menos de una semana el récord con 162 mil 615 reproducciones. Los usuarios desahogan toda la rabia social prevaleciente en contra de las autoridades ministeriales y de la impunidad judicial.


Las televisoras son los protagonistas esenciales de este brote mediático. Televisa, tan tacaño con su tiempo-aire informativo, le ha dedicado más de cinco horas a la cobertura del caso en menos de una semana; TV Azteca, con su estilo de dramatización, se ha convertido en el fiscal. Milenio TV rompió récord de audiencias durante la conferencia en vivo del procurador Bazbaz.

Medios internacionales, como El País, CNN en Español y las agencias informativas norteamericanas y europeas han centrado más atención en este caso que en otros expedientes tanto o más graves como el incendio de la guardería ABC, en Hermosillo, Sonora.

En este expediente no hay inocentes y sí muchas responsabilidades y coartadas encubiertas por la dinámica del reality. El exceso de intrusión mediática no ha sido para informar de un caso de presunto secuestro, primero, y ahora de homicidio sin móvil claro, sino para regodearse en la incapacidad de la procuraduría mexiquense y entrevistar a los principales involucrados que alientan la hoguera del linchamiento.

Tras la liberación de los cuatro arraigados –los padres y las dos niñeras–, el domingo 4, las entrevistas televisivas se han convertido en sustitutos de los fiscales, psicólogos y hasta de asesores matrimoniales.

Lisette Farah apareció en entrevista con Adela Micha para alegar inocencia ante la cortina de sospecha que tramó la propia Procuraduría mexiquense. Y su esposo Mauricio Gebara dio una multitudinaria rueda de prensa para afirmar: “sólo creo en mi inocencia”.

El reality es un término acuñado en los años noventa para clasificar a los nuevos géneros televisivos creados como maquinarias intensivas de rating, ese dios oculto que define los contenidos televisivos no a partir de la calidad sino de la capacidad de comercializar masivamente.

Los reality mezclan la realidad con la ficción, la información con el guión oculto de los productores telegénicos, descontextualizan para privilegiar el llanto, la ira, la indignación, las emociones primarias de una sociedad ayuna de expectativas.

El secreto de un reality es desatar una agenda mediática a partir de los escándalos –reales o ficticios– para encubrir otros temas incómodos para las grandes audiencias o simplemente para generar un fenómeno de audiencias que les permitan a los medios masivos erigirse en gestores de la opinión pública.

El reality judicial es un subgénero que simula un periodismo de investigación, en torno a un homicidio, un secuestro o algún delito que cimbre las emociones de las audiencias.

El secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, nos ha recetado en los últimos cuatro años varias muestras de su capacidad para producir realitys policiacos o judiciales. Ahí está el caso de la presunta secuestradora Florence Cassez, que detonó un conflicto diplomático entre Francia y México.

El problema de los realities es cuando los principales protagonistas se salen del guión y el espectáculo se transforma en un Frankeinstein incómodo, incluso para los propios medios que le apostaron al manoseo y a la intoxicación de sus audiencias.

El caso de la niña Paulette tiene todos los ingredientes de un reality que ha cobrado vida propia y amenaza con asfixiar a todos los que le apostaron a utilizar la indignación social por la desaparición de una menor, con problemas de capacidades diferentes, y encubrir una descomposición de la elite mucho más profunda de lo que se alcanza a observar.

Email: jenarovi@yahoo.com.mx


INFORMADOR.COM.MX

Buscamos debajo de la cama a Paulette: niñeras

7/04/2010

Caso Paulette. La muerte televisada.

Reporta indiferencia de los padres

Érika y Martha Casimiro cuentan su día a día con la familia Gevara Farah y sus vivencias durante el arraigo

CIUDAD DE MÉXICO.- Esa mañana sólo dos voces gritaban por Paulette: las de las hermanas Érika y Martha. Sus padres estaban ahí, en el departamento de Interlomas: “La señora Lisette, dormida, y el señor Mauricio como si no escuchara lo que le decíamos, que la niña no aparecía”.

Érika y Martha Casimiro, niñeras de Paulette, dan su versión de lo ocurrido.

“El lunes entré a la recámara de Paulette para despertarla como lo hacía todos los días; no estaba. Busqué debajo de la cama, en los closets, en el baño de su cuarto; enseguida escuché la voz del señor Mauricio en la cocina, fui a buscarlo. Le comenté que la niña no estaba en su cama ni en su cuarto. Fui a la recámara de mi hermana para preguntarle si Paulette estaba con ella. Comenzamos a buscarla entre las dos”, recordó Érika, quien junto con su hermana y los papás de Paulette fue arraigada casi una semana mientras se buscaba a la niña.

“Regresé con el señor Mauricio, me indicó que revisáramos bien; mientras tanto, él permanecía aún en la cocina. ‘Ha de estar por ahí, búsquenla bien’, decía, ‘quizás se bajó a los juegos, o está en el jardín, a ella le gustan mucho los juegos, vayan abajo, a la alberca, al gimnasio, pregunten a los vigilantes, a los jardineros, suban a cada una de las torres, busquen por las escaleras, suban hasta el piso 15, pregunten en cada departamento’, iba indicando el señor Mauricio, aún desde la cocina, y sin mayor intento de buscar. Después de un rato nos alcanzó abajo”, afirmó Érika en su casa en Pueblo Nuevo, Villa del Carbón, donde se fueron una vez liberadas.

Las niñeras obedecieron: continuaron buscando, sin éxito.

“Volvimos a recurrir al señor y nos dijo que le avisáramos a la señora; toqué a la puerta, ella no respondía; después, ya desesperada, entré sin tocar a la recámara. Le hablé más de tres veces pero la señora Lisette no contestaba; cuando finalmente despertó y supo que su hija no estaba, se levantó y se sentó a la computadora mientras fumaba un cigarro y tomaba café, y lo único que me decía a lo largo de los días posteriores a su desaparición era que no me preocupara, que la niña iba a aparecer en cualquier momento, que Paulette estaba bien. Yo los veía tranquilos, muy tranquilos”.

Martha Casimiro aseguró:“Pasaron aproximadamente 30 minutos antes de que la señora reaccionara; después de un largo rato, el señor Mauricio comenzó a buscar con nosotras. Después la señora bajó al vestíbulo y pidió que se revisaran las cámaras, que se hablara con el administrador, pero estaba tranquila, no era una mujer violenta, sino más bien su reacción fue la de no darle importancia a lo que estaba ocurriendo”.

Integridad a prueba

Cuando se avisó a las autoridades, Martha y Érika se sintieron amenazadas.
“La policía nos interrogó exhaustivamente, insistían en que dijéramos la verdad: una verdad que desconocíamos. Nos separaron, no permitieron que entráramos a nuestras recámaras, nos quitaron celulares, la señora entró al cuarto y tomó nuestras carteras. No fuimos convocadas al velorio ni al sepelio, pero eso sí, cuando salimos del arraigo la mamá de la señora Lisette y ella nos insistieron, casi ordenaron, que teníamos que irnos con ellas, pero a esa casa no volvemos. Esa familia nos ha dado la espalda”.

Al igual que los papás de Paulette, fue durante los días en que permanecieron arraigadas en Toluca cuando se enteraron de la muerte de la menor. “Lloré el día completo, tenía la esperanza de que apareciera con vida”, dijo Martha, una mujer de 35 años que desde los 15 trabaja en el DF y que aún no se explica cómo pudo haber muerto Paulette.

Martha reprochó que se haya sospechado de ellas, y también manifestó su desconcierto por el lugar donde encontraron el cuerpo de Paulette.

“¿Cómo pudieron sospechar de nosotras que éramos tan apegadas a Paulette? Debajo de la cama no cabía un cuerpo, y no sólo yo, sino cientos de personas entraron a ese cuarto revisar. ¡Cómo es posible que haya aparecido su cuerpo ahí, debajo de la cama, si yo revisé mil veces y no, ella no estaba ahí!”.

El cuidado diario de Paulette recaía en gran medida en Martha y Érika.
“La niña dependía absolutamente de mí”, dice Érika, “yo era quien la despertaba, después su baño, la vestía, le daba medicamentos cuando los requería, jugábamos juntas y la acostaba; así todos los días. La familia nunca viajaba sin que Martha o yo estuviéramos ahí”.

Las hermanas se despertaban a las 06:00 a.m.todos los días, y se turnaban el descanso cada fin de semana, para que Paulette nunca estuviera sola.

Antes del hallazgo del cuerpo de Paulette, las autoridades fueron hasta donde viven sus papás a catear la casa.“Una madrugada la Policía llegó a casa de mis padres, los sacaron y comenzaron a revisar por todas partes; decían que una niña se había perdido y que ellos estaban ahí para buscarla. Esta experiencia nos ha destrozado, no tenemos nada que ver en todo esto, hemos dado la cara, estamos en boca de todos y hemos perdido nuestro trabajo”.

Despiden a la pequeña; su padre no asistió

Para despedir a Paulette su madre colocó tres rosas sobre su tumba (imagen); encima de la tierra que cubrió su pequeño ataúd blanco con bordes dorados. Lisette enterró a su hija y pidió a todos los que asistieron al sepelio que la dejaran llorarle en su última morada.

Como lo sentenció un día antes, Mauricio Gebara, padre de Paulette, no estuvo ahí y fue sólo Lisette con la familia Farah, quien acompañó los restos de la menor hasta su sepulcro. Ni un miembro de la familia Gebara asistió al sepelio.

“Muchas gracias por acompañarnos. Les suplico que me dejen llorar a mi hija en su última morada”, expresó Lisette, y del brazo de su hermana Arlette y de otro familiar avanzó detrás de la carroza con el féretro.

Asfixia, por la posición en que se encontraba

La asfixia que mató a Paulette Gebara Farah fue provocada por la posición en que se encontraba, se lee en el dictamen de la necropsia que personal del Instituto de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) practicó al cuerpo de la niña, la mañana del pasado 31 de marzo en Toluca.

La necropsia forma parte de la averiguación previa AM/HUIX/III/286/2010, con número de oficio 213-310005-
1018-2010 y número Semefo 321/2010, y está firmado por los peritos médicos legistas César Hernández Mier y Héctor Hugo Hernández Ortega.

En las conclusión tercera se lee que Paulette “falleció por las alteraciones viscerales y tisulares producidas por asfixia mecánica por sofocación en su modalidad de obstrucción de orificios de respiración y compresión torácica por posición, lo que se clasifica de mortal”.

Los peritos mexiquenses hallaron en las mejillas de la niña un pedazo de tela adhesiva en forma de rectángulo. Fuentes de la Procuraduría consultadas afirmaron que el uso de esta cinta podría haber sido habitual con Paulette, porque se le abría la boca cuando dormía.

En la quinta conclusión, se establece que el momento de la muerte de Paulette Gebara fue entre cinco y nueve días antes de que se le practicara la necropsia de ley.

Además, el cuerpo no tenía evidencias de violencia, física o sexual, y se estableció que la niña ingirió alimentos al menos cinco horas antes del momento de su fallecimiento.

LO QUE FALTA

• LA MUERTE. Aunque se sabe que Paulette murió asfixiada, la Procuraduría no tiene pruebas para determinar si fue accidental o alguien la asesinó.

• EL CUERPO. Apareció nueve días después de haber sido reportada como perdida. La PGJEM deberá determinar si siempre estuvo ahí o hubo alguien que movió del cadáver.

• LOS RESPONSABLES. Las autoridades primero deberán determinar si la muerte de Paulette se trató de un homicidio, para entonces buscar a quienes lo cometieron.

• CÓMPLICES. De momento, no se busca a nadie más relacionado con el caso.

Crecen protestas por la investigación

Senado

Senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) impulsan un punto de acuerdo para que las autoridades del Estado de México investiguen a fondo y den resultados convincentes en el caso de la muerte de la niña Paulette Gebara Farah.

Los senadores intentan que se dicten todas las medidas cautelares y se hagan los estudios periciales y científicos que permitan determinar la verdad, y en su caso, sancionar a los responsables de la muerte de la pequeña.

En un punto de acuerdo, los senadores José Luis García Zalvidea, Rubén Fernando Velázquez y José Ranulfo Tuxpan Vázquez, del PRD, promueven el punto de acuerdo.

Diputados

La investigación sobre la muerte de la niña Paulette Gebara Farah fue considerada en la Cámara de Diputados como una “prueba de fuego” al sistema de procuración de justicia.

El PRI dijo que faltar a la verdad, por parte de las autoridades de la Procuraduría del Estado de México, representaría un retroceso de décadas en la impartición de justicia.

Por su parte, el PRD alertó que se ha operado para exculpar a los padres de la niña y, por tanto, así se entiende por qué no se puede detener a “El Chapo” Guzmán, el narcotraficante más buscado.

La forma en que se han conducido las autoridades de la Procuraduría del Estado de México, es una vergüenza, señaló el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Juventino Castro.

PRD-Edomex

La dirigencia estatal del PRD exigió la renuncia del titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), Alberto Bazbaz Sacal, por la ineficacia mostrada en las investigaciones del caso de la niña Paulette Gebara Farah.

En conferencia de prensa, el líder del Sol Azteca, Luis Sánchez Jiménez, indicó que la bancada perredista en el Congreso local solicitó la creación de una comisión especial de diputados (sin mayoría priista) para que investigue la actuación de la PGJEM en el caso.

Pidió que en caso de que así lo amerite, se finquen responsabilidades administrativas e incluso penales contra quienes participan en las indagatorias, incluido el propio Bazbaz Sacal.

Coparmex

El desempeño de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) ha sido deficiente en el caso Paulette , por lo que se debe evaluar la actuación de los titulares que están al frente de la dependencia, sostuvo Édgar Cerecero López, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana ( Coparmex) en el Estado de México.

“Evidencia la poca eficiencia de la Procuraduría para resolver este caso. Es un tema con muchas aristas, pero sí sentimos que no ha sido muy eficiente el trabajo por parte de los encargados de la procuración de justicia”, comentó el líder empresarial.

CNDH

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) está al pendiente del caso de la niña Paulette Gebara Farra, para que su muerte no quede impune, aseguró el titular de este organismo Raúl Plascencia Villanueva.

En entrevista posterior al informe anual de labores que rindió ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el presidente de la CNDH dijo que están “muy pendientes del tema, del asunto de Paulette, con el objetivo de que no vaya a quedar el tema en la impunidad”.

Raúl Plascencia afirmó que estarán al tanto del caso hasta que “se logre detener a los responsables de este homicidio, se les lleve a la justicia”. Porque, agregó, este es el mejor mecanismo preventivo del delito.

CRÉDITOS: El Universal / RMP