miércoles, 7 de abril de 2010

Caso Paulette Gebara - Entrevista Adela Micha a Lisette Farah (Con vídeos)

Diario de Yucatán

Lisette Farah, la mamá de la niña Paulette Gebara Farah, quien desapareció de su hogar hace ya más de una semana y cuyo cuerpo sin vida apareció en su recámara el miércoles pasado, accedió a hablar con la periodista Adela Micha sobre las irregularidades que han existido dentro del caso.

A un día de habérsele levantado el arraigo al que se le sometió por su presunta responsabilidad en el caso, Lisette Farah se sentó delante de la comunicadora durante más de dos horas para relatar lo que ocurrió aquel domingo, cuando vio por última vez a quien llamó "mi angelito", y externar su inocencia.

"Hoy en dia no te puedo decir qué pasó. Sólo sé que perdí a mi angelito", comenzó Lisette, quien después explicó lo que ya había expuesto, que ese fin de semana fue a Los Cabos a festejar el cumpleaños de una amiga y que su marido, Mauricio Gebara, llevó a sus hijas a Valle de Bravo. Insistió en que el jefe de familia le entregó a sus hijas en la parte de afuera del edificio y que en principio llevó a Paulette en brazos pero posteriormente la niña se despertó y a mitad del lobby la bajó y ella subió caminando.



Una vez dentro del departamento Lisette llevó a Paulette al baño mientras la otra se ponía la pijama; sin embargo, agregó que cuando dejó a la pequeña de cuatro años enel baño regresó con la grande y le pidió a la nana que le "echara la mano con la niña".

Lo último que hizo la noche de ese domingo fue arropar a las pequeñas y decirles buenas noches mañana nos vemos, apagó la luz y cerró la puerta del cuarto. "Fue lo último que supe de mi angelito", explicó.

Explicó que a la mañana siguiente, a eso de las 8:15 se dieron cuenta de que Paulette no estaba en su cuarto, pensó que la niña se había salido con su marido, minutos después se dio cuenta de que no estaba con él. Entonces comenzaron a buscarla y finalmente llamaron a la policía.

Paulette iba en el kinder y su hora de entrada era a las 9 de la mañana. Mauricio era quien llevaba a la pequeña a su escuela pues aprovechaba ese tiempo para estar con ella. Sin embargo, ese lunes, Lissete sería quien se encargaría de esa labor.

Lo primero que Lissete pensó fue que la niña se había salido y, contrario a lo que había dicho previamente, explicó que la niña podía hacer muchas cosas sola pues llevaba asistiendo a terapias desde pequeña: "subía y bajaba escaleras, comía sola".

Mientras que en principio la familia Gebara Farah no quiso pensar que se trataba de un posible secuestro, ahora sí mencionó que existe la posibilidad de que alguien pudo habérsela llevado en la noche.

Adela Micha la cuestionó sobre el papel de sus ayudantes domésticas. Lissete contestó que a las nanas les ha preguntado "a ver niñas, ¿oyeron algo?, ¿vieron algo? Y ellas contestan: `no, señora´. Del `no, señora´ no las saco. Y agregó: "Las quiero mucho y ellas están pasándola muy mal. Querían mucho al angelito que teníamos en casa".

Lissete Fara se enteró de la muerte de Paulette por una psicóloga: "`Tu hija se murió´, así me dijo ya cuando estaba arraigada. No sé cuánto tiempo pasé sin hablar sin hacer nada. Era la última noticia que yo quería recibir".

Sobre la forma en que apareció su hija dijo que no se explica donde encontraron a Paulette y sobre el trabajo de la procuraduría agregó: "Yo llamé a las autoridades. Si yo voy a comprar un pastel no voy a ir una zapateria. Si yo supiera buscar y hacer la reconstrucción de los hechos lo haría. Los busqué para que me ayudaran y no para que me llamaran asesina".

Sobre su matrimonio, que había cumplido nueve años, explicó que tenían problemas “pero no estaba mal no a estos grados, de que ni siquiera puedo ir al funeral de mi hija”.

¿Por qué no asististe al funeral?, preguntó Micha

“Yo no estuve ahí porque fue una decisión que tomó mi marido. Me dijo que no quería que estuviera ahí, que no iba a ir al entierro y que no me presentara porque sino las cosas se iban a poner peor. Fue un acuerdo voluntariamente a fuerza”

Lissete dijo que no se explica el enojo de su marido: “Se jugó mucho con nuestras mentes y a lo mejor no me tenía la confianza suficiente. Yo nunca dude de él, ni de su famila ni de él. Nunca llevamos una relación mala (con la familia de Mauricio Gebara), son muy buenas personas, no entiendo qué les hizo decir eso. Por mi parte sé que a lo mejor están actuando por la presión o porque tampoco encuentran una respuesta”.

A la pregunta de Adela Micha sobre lo que le dice su intución de madre, Farah respondió "no encuentro una respuesta. No entiendo, no entiendo nada. Lo único que sé es que yo perdí a mi angelito".

Luego de haber sido señalada por la gente por no haber llorado a Paulette, aún sin saber que la pequeña ya había muerto, Lissette se disculpó, con la voz entrecortada, diciendo que "quería ser una mujer fuerte hasta que yo no supiera dónde estaba mi hija y que me la regresaran en los brazos. A lo mejor por eso la gente me tachó de dura y que no me importaba y que a lo mejor tenía que ver con esto pero pues fue una injusticia".

"¿Tuviste algo qué ver en esto? ¿Te sientes culpable?", preguntó la periodista y sin dejar que ésta terminara la pregunta la indiciada dijo sin dudar: "Claro que no".

Después de esto, enérgica, Adela Micha le solicitó que la mirara a los ojos y la cuestionó: "¿Te sientes culpable por algo?". Lissette respondió, mirándola directamente: "Por nada".

Lissette Farah dijo no tener enemigos "lo único que quería era sacar adelante a mis hijas. Yo lo único que quería era encontrar a mi hija".

Luego de que en diversas redes sociales se dijera que ella no era apegada a Paulette, la esposa de Mauricio Gebara señaló: "Yo las llevaba y las traía de la escuela, veía por su alimentación, su vestido, su cuidado, las llevaba a terapia. Mis doctores me conocen,¿qué te puedo decir?".

En ese sentido, Adela le preguntó si ella iba a terapia; apresurada contestó "No, no, no. Yo no, la niñas sí".

Aseguró que Paulette nunca fue una gran responsabilidad para ella y exclamó: "Ella fue una guerrera".

Sobre el hueco que había en la cama, lugar en donde fue encontrado el cuerpo sin vida de la pequeña Paulette, Lissette respondió que la cama tenía 15 días de haberse colocado pues recién había sacado de la cuna a su hija. Agregó que estaba conciente de que al mueble le hacía falta ese espacio pero que le enseñó a la niña a bajarse por la parte de enfrete de la cama para evitar que ella tropezara."Ella podía subirse y bajarse por sí sola".

Lissette evitó responder si por accidente la niña pudo haber rodado dormida hacia el hueco en donde fue hallada, justamente al pie de la cama.

"Lo único que no me suena es que me hayan acusado a mí".

Finalmente, Adela Micha invitó al público a ver la continuación de la entrevista, de la cual adelantó que el padre de Paulette acusó a Lissette de lo ocurrido a su hija.