sábado, 10 de abril de 2010

Caso Madeleine McCann – “pervertido Maddie” muere con sus secretos


Por NEIL SYSON

10 abril 2010

Imagen: Aspecto de Hewlett en el momento de la "desaparición" Este es el hombre que se supone que salió por una ventana con Madeleine en brazos sin dejar ningún rastro de su presencia. Errr... Tú sabes. Un pedófilo que era el principal sospechoso en la búsqueda de Madeleine McCann ha muerto llevándose cualquier secreto que pudiera tener a la tumba.

El violador de niños convicto Raymond Hewlett, de 64 años, murió de un cáncer de garganta y fue incinerado en un funeral para pobres en Alemania hace cuatro meses.



Imagen: Boceto que aparece en un momento de la investigación "privada" en una sorprendente transformación del "hombre-huevo". Su ex-mujer Susan, de 64 años, y sus hijos en Telford, Shropshire, no tuvieron conocimiento de su muerte.

Dos detectives privados contratados por los padres de Maddie, Kate y Gerry, fueron a Aachen, Alemania, por lo menos tres veces en un intento de entrevistar a Hewlett.

Pero una fuente dijo: “Siempre escurrió el bulto, diciendo que estaba demasiado enfermo para verlos. Nunca fue eliminado de la investigación.” (Inciso: ¿De qué investigación? ¿De la investigación de dos detectives que consideran como teoría principal que Madeleine está siendo retenida en una cueva en las tierras salvajes y sin ley que rodean PdL...?)

Imagen: Hewlett con algo más de treinta años. Parece que "alguien" cometió un error cuando entregó la fotografía en la que basaron ese boceto del sospechoso ¿o no?. Maddie, de Rothley, Leics, tenía tres años cuando desapareció mientras estaba de vacaciones en Portugal en mayo de 2007. El ex-soldado Hewlett se parecía mucho a un hombre desgreñado visto merodeando cerca del apartamento de los McCann. (Inciso: La imagen es de cuando Hewlett tenía algo más de treinta años. En el momento de la desaparición de Madeleine “su melena” era bastante más “escasa”. Comparen ustedes mismos las imagenes...).

Se encontraba en Portugal cuando Maddie fue secuestrada partiendo hacia Marruecos tres semanas después  Le contó a un colega que conocía a unos gitanos que vendían niños a pervertidos. La segunda esposa alemana de Hewlett, Mariana, de 35 años, rehusó hacer comentarios. (Inciso: No me extraña teniendo en cuenta lo poco documentados que demuestran estar estos “periodistas de investigación”).

Traducción de Mercedes